MI PORTATIL Y YO

 

Este posts, es real, auténtico, aunque tomado con un poco de guasa. Me ocurrió hace meses, cuando me atreví a enfrentarme con la  maquinita en solitario. Seguro que hay alguien, que se siente identificado.

***

Hoy he empezado a escribir en casa, con mí portátil nuevo. Esto es un lío de tres pares de narices. Nada tiene que ver con el que tengo en la oficina, pero así, de cualquier manera, sin red ni nada, me he metido en el océano de esta nueva experiencia y ya veré, si no salgo malherida o magullada.

No es que sea novata, ¡noooo!, es que estoy nerviosa y un poco asustada, porque hasta ahora en mi puesto de trabajo, tenía un ayudante, tipo ángel poderoso, un conseguidor, que me sacaba de los problemas y de todos los peligros que acechan… sí, porque acechan.

Tú, como que vienes de buena fe, pero el aparato te está esperando… mirándote de soslayo sigilosamente, y de repente ¡zas!, te dice: ¡así no!, guau, te sueltas de manos, como si te diera un calambre, y ya no sabes qué hacer.

De momento, quedarte quieta, y después, empezar a deletrear en inglés ¡ uff!, ( sí, porque todo viene en inglés ¡qué pereza!), y no te enteras de nada.

Peor si te cargas de arrojo, y optas por intuición, elegir una ruta para salir del atolladero ¡cá!, ahí te pillé. No aciertas ni “pa trás”, como diría un castizo.

Retomas, con mucho cuidado y de repente… ¡pumba!…la pantalla blanca, se esfarató todo y vuelta a empezar.

Después de toda una mañana fría, dónde tú nada aprecias, porque estás sudando la gota gorda, igual que si ésto fuera un examen de selectividad, o te jugaras el empleo de tu vida, terminas un escritito, que te costó un congo hacerlo… y ahora viene lo mejor ¿dónde lo guardo? ¡ay amigo!, éso es lo más serio.

Diligente como el que más, me digo: No te asustes, tranquila, es fácil, como siempre, tú fíjate, esto no tiene perdida, piticlineas en las ventanitas, te preguntan lo qué quieres hacer y tú, siguiendo los pasos…pero bien ¡eh!, sin posible error, lo guardas. Todo correcto, todo bien, ¡estupendo! Te das besos en todos los sitios dónde llegas y más…

Ahora llena de razón vas y dices: ¡Voy a mirar mi obra!. ¿Dónde está? Ahí está el detalle… se esfumó, pero tú dices ¡tiene que estar! y al final aparece en varios sitios, porque en el fondo el aparato no te odia, eres tú que no le sabes “!tocar!”…

Bueno eso de que no te odia, lo digo yo ahora, con cierta duda; por si me oye, quiero ser un poquito benevolente, para evitar posibles represalias.

Tengo un amigo, que para que le haga caso y le respete, (he comprobado, que sí le respeta), le insulta, diciéndole las mayores procacidades y entonces el tío responde a la primera, no le toma el pelo ¡nooo! Y es que como muchos humanos, se aprovecha del pobre indeciso, del titubeante, del inseguro…etc.

Por eso, yo vengo arrasando, cada vez estoy, como más segura, más completa, más convencida, de qué, de qué, me va a poder a mí…

De momento tengo que decir, que nos respetamos mutuamente Ahí estamos, creando grandes lazos de amistad. Si te lo propones…casi todo es posible, hasta llegar a quererle y hacerle imprescindible en tu vida.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a MI PORTATIL Y YO

  1. alpuymuz dijo:

    Está muy bien!…

    Pero, ya verás dolor, este trasto se congratula con las esquinas y los cantones, es un excelente ¿”sustero”? Espero no asustarte.
    Mis saludos y felicitaciones. Ánimo.
    Unha apertiña. Al.

  2. alpuymuz dijo:

    ¡¡¡Oh…!!!
    ¿Qué es eso de experto?
    Oh… !!!!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s