CASI GRIS

 

Pequeña reflexión.

Hoy llueve, sopla el viento con fuerza. Sí, está un día desapacible, sobre todo, para salir de casa a las ocho de la mañana. Todavía no ha amanecido, andando, mientras hacía mi recorrido para llegar a mi puesto de trabajo, he comenzado a pensar en que:

El otoño es la estación del año más triste. Es la época de la melancolía, del decaimiento, de la nostalgia…

Se marchitan las plantas de temporada, que han florecido con bellos colores todo el verano, los árboles se quedan desnudos, las calles están llenas de hojas muertas de color marrón, rotas…, los jardines no tienen flores y todo fenece irremisiblemente. Dura tres meses. Esos meses resultan interminables…

Llueve, hace frío, los días son cortos de luz y ¡la noche es tan larga…! la mayoría de las personas buscan cobijo en sus casas. Se ven las ventanas con luz mortecina. Durante el día todo es…casi gris

 Llega el invierno y aunque duro, es como una pasarela para un tiempo mejor, cunde la esperanza, empiezan a dilucidarse pequeños cambios en la flora, brotes de nueva vida en los árboles; verdes de distintas tonalidades en los campos, días con ganas de crecer…

¡ De pronto!, cuando te das cuenta, todo vuelve a florecer de forma exuberante y es que llegó la primavera… así un año y otro año, hasta que de nuevo, vuelve a llegar el triste otoño.

Ésto, sin querer, me ha obligado a reflexionar…ver problemas que tenemos ahí, arrinconados, y que pasan desapercibidos en el torrente vertiginoso de nuestro día a día.

Pensar en personas de edad avanzada, que están solas, que tienen frío, con escasos recursos económicos, que en vez de vivir, sobreviven.

No tienen con quien hablar; la radio o el televisor son su única compañía,  invadidos todos los rincones de la casa de tristeza, de rutina. Respirando soledad, vejez; cuando han tenido las casas llenas de bullicio y alegría en las primaveras de sus vidas; con familias, problemas, trabajos, fuerzas… Ahora éso, es solo…un lejano y querido pensamiento, que ayuda a seguir… con languidez.

Otras, las más afortunadas, queman unas horas del día o de la tarde, con amigos tomándose un café, al calorcito del establecimiento. Tienen los mismos o parecidos problemas, que tratan de paliar con un poco de esparcimiento. Hablan de fútbol, de la caristía de la vida, la pensión que no les llega, ¡que la tienen que estirar…! o el tema  cumbre por excelencia, que entretiene y reconforta: las recomendaciones y fármacos para aliviar alguna dolencia o enfermedad común.

Por eso he llegado a una apenada conclusión, y es que el otoño es como el ocaso de la vida, lo que ocurre es que la vida, no te da otra oportunidad.

Ya no se tendrán nunca nuevas primaveras, solo otoño, otoño y el final…

***

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a CASI GRIS

  1. alpuymuz dijo:

    Me gusta el trabajo, el clima recreado creciendo hacia el espasmo del gris… casi fenecido en lo negro.. en la desembocadura de su de conclusión. Un tratamiento con aliento.
    Pero prefiero considerar que el otoño es rigurosamente bellísimo, que el invierno alienta un final dormido para el amanecer. Todo es bueno en la condición de su necesidad y en el valor su tránsito.
    Es necesario tomar razón propia -no prestada por cuanto lleva el viento- y acomodación con lo natural. ¡Cualidades tiene la vejez que otras etapas no pueden ni soñar, bellezas soberanas por atender! Hay una sobrevaloración del paso joven: cosa de pocos años, de poca sustancia en acto.
    Presientes lo real y mejor: el bello y sacrificado curso de la vida; es bueno que se asuma, en seco.
    ¿Me he metido en un lío otra vez?
    Alimenta el festín de la escritura y permanece en encontrar este nuevo camino concreto.
    Mis reales saludos. Un fuerte abrazo.

    • junupros dijo:

      Claro que tiene cualidades la vejez. Estoy totalmente de acuerdo, pero en mi post, he querido reflejar una parte, sí quizá un poco triste, de personas poco afortunadas, que sí existen. Eso también hay que asumirlo. Por lo menos te ha movido a ponerme un comentario. Me alegro. Muchas gracias.

  2. alpuymuz dijo:

    Asumido queda, por supuesto.
    Y el comentario siempre ha de ser un posible seguro.
    Y sin necesidad de gratitud.
    Saludos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s