Pensamiento

¡Oh Dios!, tú que podías detener el tiempo,¿ por qué no me dejaste disfrutar más aquellos momentos tan hermosos para mí?.

Asistí a una fiesta acompañando a una amiga y estando retirada del bullicio que me producía toda aquella alegría de la que yo, estaba lejos de participar; entablé conversación con una persona que pensaba aproximadamente lo mismo que yo de esos acontecimientos. Empezamos una charla amena que derivó a comentarnos los gustos personales de cada uno. El de él, era navegar sin rumbo. Vivía en un pueblecito marinero y tenía una dorna con la que “surcaba los mares”, me invitó y me fascinó la idea por lo bien que la presentaba, la emoción que ponía en sus palabras; quedamos en vernos al día siguiente en una rada cercana.

Cuando llegué al acantilado, en toda la inmensidad del mar azul, que semejaba una alfombra de terciopelo, vi un puntito lejano que avanzaba. Levantaba espuma a ambos lados de la barca, provocando con su velocidad un pequeño y agradable oleaje; empecé a bajar entre las rocas, con dificultad, pero con ilusión, para llegar a una pequeña ensenada y esperar. Se acercó todo lo que pudo, lo que no impidió que quitándome los deportivos, tuviera que meterme en las cristalinas aguas, para asirme a su mano y poder de esa manera subir a la embarcación.

Era espectacular, encendió el motor y con la velocidad daba la sensación de vuelo, pero me sentía segura, no temía a ningún peligro, una grata emoción me invadía, parecía que nos hubiésemos conocido desde siempre. Nuestras miradas y trato eran de infinita confianza. Llegamos a un punto, paramos lentamente e izamos la vela del único palo que tenía la dorna y… nos dejamos ir a dónde el mar nos llevase.

Hablamos, nos reimos, nos bañamos y en un momento dado, nuestras manos se rozaron y se sintieron bien, de ahí fuimos avanzando hasta que nuestros cuerpos se unieron irremediablemente, en un abrazo de apasionada entrega, perdimos la noción del tiempo, dejándonos mecer al arbitrio de las olas.

Todo a nuestro alrededor era azul. El cielo infinitamente azul, el mar inmensamente azul y la serenidad de nuestras almas también era de color azul.

Quedamos para algunos días más y nuestros encuentros eran esperados por los dos con ansiedad. La pasión y el amor iban en aumento, empezábamos a necesitarnos en los momentos de las ausencias. Un día no acudió, ni al otro, ni al otro. No volví a saber más de su existencia, ni tenía modo alguno de encontrarlo. Decidió terminar de la manera menos dolorosa…quizá para él.

Con esa forzada despedida, mi más hermoso sueño murió dentro de mí, pero no pude hacer más que con mi pensamient0, decirle adiós. Me quedó su sonrisa, sus ojos risueños cuando hablaba, su amenidad en nuestros encuentros, su amor…clavados en lo más profundo de mis recuerdos.

En los días grises, voy a pasear al acantilado, oteando para ver si veo algún puntito que avance por las aguas. Por irreal algunas veces pienso: ¿Fue realidad? ¿Fue un sueño? ¿Me tocó el Hada del Mar con su varita mágica y todo fue el producto de un deseo de la imaginación? Nunca lo sabré, pero pasé de la luminosidad del sol a la infinidad de noches oscuras, sin estrellas. Toda la vida me quedará en mi corazón, esa fascinante y agridulce duda de si existió o no ese maravilloso encuentro, que aunque con final triste, merecieron la pena esos cortos instantes de encantamiento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Pensamiento

  1. brujjilla dijo:

    Precioso, ufffff estoy escuchando esto http://www.youtube.com/watch?v=GcTRU9SMpVU&feature=related y tengo el alma en un puño

    … Con esa forzada despedida, mi más hermoso sueño murió dentro de mí, pero no pude hacer más que con mi pensamiento, decirle adiós. Me quedó su sonrisa, sus ojos risueños cuando hablaba, su amenidad en nuestros encuentros, su amor…clavados en lo más profundo de mis recuerdos….

  2. alpuymuz dijo:

    ¿Sueño, realidad… manejo del relato perseguido? No importa: los sueños, sueños son, pero ayudan al fluir de nuestra vida en sus quimeras imposibles.
    Me ha gustado, me ha gustado. Un gran abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s