Ella o él

Una noche cuando acababa de terminar un trabajo, que le había producido un esfuerzo mental importante, para relajarse, pensó en jugar, pero a  un juego particular, inocuo, que quizá se estuviera llevando a la práctica y que muchas veces se había cuestionado.

Se le ocurrió crear un blog en la red social, como muchas personas lo hacen, para ver que repercusión podía llegar a tener. Un blog espontáneo, de cosas cotidianas y personales, poco elaborado, poco creativo ni instructivo. Empezó creando un personaje ambiguo, asexual, fraguando una vida personal imaginaria, que fuera creible ¡claro!, que si alguien lo leía se sintiera identificado; con problemas vulgares, con alegrias sencillas, con mal de amores, con amores felices, con problemas cotidianos… la auténtica realidad de la vida . Y empezó a escribir y empezó a inventar.

En un principio no tuvo éxito, pero no desistió y poco a poco como las cerezas, empezaron a enredarse unas con otros.

Así cuando escribía que había tenido un desengaño amoroso, le daban ánimos y consuelo; si contaba una alegría, las felicitaciones se salían del portátil, si una enfermedad, la preocupación de sus amigos virtuales tomaba puntos álgidos de entrega y ofrecimiento.Iba bien.

Pensó ¡qué soledad existe! te agarras al viento, y empezó a hacerse varias preguntas, el juego empezó a tener visos de seriedad.

 ¿Por qué publicas? Por vanidad. ¿Por qué lo primero que haces es camuflarte bajo un seudónimo? ¿De qué tienes que esconderte? ¿Engañas? ¿Para qué y a quién? ¿por qué no puedes decir lo que quieras, identificándote? ¿Por verguenza? ¿Por cobardía?¿ Hay algo de verdad en lo que se escribes? ¿por que dejas entrever que sí?Es algo que no acababa de entender cuando la claridad es tan hermosa.¿ Es un desahogo emocional del que escribe por no tener a quién expresarle sus sentimientos sin rubor? No lo entendía muy bien. Esto ocurre como regla general, algunos si se muestran como son. Ésto se nota y se agradece.

En realidad, siempre se ha necesitado de alguien alejado, desconocido, que no te visualice, que no sepa nada de tí, solo lo que se imagine y tú provocas, dejando caer, que eso es bueno, tanto fisicamente como sicólogicamente. Tonterías las justas.

Se acordó, porque se dió cuenta que de alguna manera, todo está inventado, cuando las abuelitas de hoy, allá por los años cincuenta, también tenían su amiga virtual en la radio. Se llamaba Sra. Francis, todas las tardes daba contestación a cartas, semianónimas ¡claro!, enviadas supuestamente por impacientes oyentes y aconsejaba sobre amor, hijos, padres, amigos… sin ningún tipo de pudor.

Tenía frases tan rotundas ante una carta quejumbrosa sobre un amor infiel como: “hija mía olvídalo” o aquella  otra: “nadie merece ni la más pequeña lágrima de una mujer”. Algún oyente masculino la requería de arrebatado amor y ella salía como podía.Tampoco entraba en nada más.

Se supo con el paso del tiempo, que la Sra. Francis, la que daba esos consejos femeninos y llenos de sensibilidad era todo un señor regordete y calvo con un gran bigote negro.Un abuelete simpático.

¡Decepción y falsedad total!

Lo que en realidad se necesita es creer que tenemos a alguién que escucha, que está ahí. Una forma de llenar un espacio de soledad, buscada por comodidad o impuesta por situación. No se sabe.

El problema de la virtualidad, es que aisla de la realidad del día a día, sales a la calle y nada es igual no sabes relacionarte, pierdes agilidad. Es una fantasía engañosa, todo se acomoda a decir lo que el otro quiere oir o crees que necesita. Es solo una relación de “buen rollito”. No tienes nada. Claro que siempre hay excepciones y la amistad virtual, hasta puede llegar a ser una buenísima relación real.

Aunque se supone, que el juego está ahí, en no conocerse, en no intimar personalmente, que la amistad sea abstracta. Todo se fragua a tu antojo. ¿Con quién te relacionas con un él o con una ella?. ¡Qué más da! eso quizá es igual, es como un mundo lleno de cantos de sirenas del que prefieres no indagar, ni despertar, nada más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Ella o él

  1. alpuymuz dijo:

    Mujer… ¿y si te señalo que me has dejado deslumbrado? Como del rayo tomada has enjaretado y esculpido una situación realmente solvente e impresionante, felizmente sin determinar ni definir nada. Le has hablado a la sombra desde la penumbra, y de modo admirable. Lo repito: me has impresionado. Sencillez, acierto llano, ligeros acentos con gracia, pregundas discretas – o tal vez, ¿indiscretas, no sé?- pero al viento que cruzaba tu rostro, sin otros rasgos precisos e u apeiacnini..d ai.Al aaca..
    Para mí, que no me oculto de nada ni de nadie, que me conoces personalmente, que escribo para trascencer e inventar colores en un mundo que no termina de gustarme, por placer propio mismo… me has maravillado.
    Querida JU, amiga: mi aplauso encendido y un beso proporcionado, hoy, ahora, siempre…

    • alpuymuz dijo:

      El galimatías final del primer párrafo, ¡por Tutatis!, que no es mío… Algún duende se cruzó por la rendija imposible para estropearte la fiesta del comentario.
      Sé que no le harás caso. Besos…

    • junupros dijo:

      Es un pensamiento que me acompaña cada vez que leo algo de alguien y que quise expresar sin más. No me inquieta, porque sé que es así este juego, pero será que me gusta mucho la claridad y se agradece.
      Te quedo agradecida e impresionada de que te haya gustado tanto, de verdad, muchas gracias. Un fuerte abrazo y… hasta el próximo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s