El Centro

Algunos días cuando paso con el coche cerca de un centro de la Tercera Edad, que hay bastante próximo a la ciudad, y es el momento adecuado, entro para ver a Pilar. Suelo hacerlo por las tardes, a la hora de la merienda, porque está todo más relajado y además es la hora de las escasas visitas que los internos reciben.

La semana pasada pasé y me dije: “Hace dos meses que no vengo ¡qué mal!”, según a que edades, dos meses pueden ser definitivos, pero la culpa es del tiempo que corre más que el viento y encima ni te enteras. Hace años que las semanas para mí, se resumen en dos días: lunes y viernes.

No me une nada familiar con Pilar, sólo una especie de simpatía,  simple amistad. La conocí en una panadería, me despachaba siempre el pan a mi gusto, y contaba cosas. Sabía que era viuda, que tenía una hija a la que había dado una carrera con mucho esfuerzo, que incluso ya tenía trabajo y pareja… Se sentía muy ufana.

Pasado algo de tiempo, un día estaba más contenta de lo habitual; la causa era que se jubilaba. Lo estaba deseando. La hija la necesitaba, porque tenía dos niños en edad de guardería, y ella los iba a disfrutar echándole una mano.

La encontré un día con dos niños preciosos que llevaba de la mano. Me los presentó, son mis nietos, con orgullo de abuela me preguntó: ¿se parecen a mí? ¡Claro! ¿a quién si no?Me contó que se los dejaban por la mañana, los llevaba al cole, los recogía por las tardes, les daba la merienda, los llevaba al jardín, jugaba con ellos. Quedaba por la noche extenuada, pero feliz.

Un día con todo ese trajín, pisó mal un bordillo de la acera y se cayó rompiéndose el fémur y el hueso coxal de la cadera. Nunca recuperó todas sus facultades. Tenía que usar silla de ruedas para sus desplazamientos, aunque todavía se valía para su aseo personal y pequeños movimientos.

En un principio, la hija se la llevó para su casa, pero pronto decidieron que no era operativo, por falta de espacio, soledad…pensaron que lo mejor para todos era que se fuera a un Centro. Allí tendría personas de su misma edad para cambiar impresiones, estaría atendida, limpia, comida a las horas. ¡Era lo mejor!

Ella no quería alejarse de sus cosas, de sus niños, de su barrio… buscó varias alternativas. Ofreció su pensión para pagar a alguién que le hiciera compañía, mientras podía limpiar la casa, sería un descanso para cuando volvieran del trabajo, los niños verían a su abuela a la vuelta del colegio, les dió toda clase de facilidades, menos hacerse invisible, ahí debió de estar el fallo… pero, ¡no! estaba decidido: lo mejor para ella era llevarla a un Centro, irían a verla algunos domingos e incluso la podían sacar a comer. Iba a estar fenomenal.

 Y allí estaba “fenomenal,” desde hacía cuatro años.

El otro día cuando fuí enseguida me vió, me saludó con la mano desde lejos, y mientras me acercaba la vi sentada en un banco con un señor de su edad en plan parlanchín. ¡Hombre, me dije, Pilar ha ligado, qué bien! Sí, eso estaba bien, pero la causa de su alegría era otra.

Rápidamente me contó, que estaba casi de despedida, sus hijos iban a ir a recogerla a primeros de mes, se la llevaban con ellos a casa. Se habían quedado sin trabajo y su pensión era una ayuda. Ya le habían arreglado una pequeña habitación y al recordarles la falta de espacio, le dijeron que no pasaba nada, ya se arreglarían, los niños querían verla. Iban a ser “la mar de felices” todos juntos, (expresión de Pilar).

Me dijo: ¿Te das cuenta, vuelvo a ser útil, me necesitan, me quieren…? Soy muy feliz, aunque ahora tengo aquí amigos y estaba bastante integrada, pero no lo comparo. Allí estaré con mi familia, es lo que siempre quise.

La bese, la felicité, le dije cuánto me alegraba y me fui con una sensación amarga, pensé, pensé el resto del día en Pilar y en la cantidad de ancianos que hoy de pronto, por puras razones económicas, se han vuelto “útiles” .

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El Centro

  1. Carmen Enid dijo:

    Muy de acuerdo con tus palabras que fácil se le hacen a ciertos miembros de la familia verte como un simple objeto para cubrir sus necesidades. No tengo hijos, pero conozco muy bien ese papel ser la que este disponible mientras ellos se realizan; ahora bien desde hace unos cuantos años me estoy diciendo no mas, ahora me toca a mi. Les brindo mi ayuda con tiempo determinado un hasta luego y sigo mi camino. Saludos…

    • junupros dijo:

      Yo es que veo, que ahora muchos hijos descargan en los abuelos con toda tranquilidad, más que por necesidad por bienestar y tranquilidad personal, y algunos no pueden más.
      Eso que dices: “ahora me toca a mí” lo oigo con bastante asiduidad. Está bien ayudar, es bueno para todos, pero lo peor es caer en el abuso.
      Graciñas por dejarme este comentario. Un abrazo.Julia

  2. dotdos dijo:

    Pero, Pilar… ¿es ahora más feliz?
    Un abrazo.

    • junupros dijo:

      Seguro que sí, pero sólo por las circunstancias, de lo contrario habría seguido en el Centro “fenomenal”. Antes era normal, además de obligado atender a los mayores, ahora ponemos más impedimentos: trabajo, falta de espacio, de tiempo…¿excusas o egoísmo?
      Dende A Coruña…deica logo. Julia

      • dotdos dijo:

        ¿Excusas, egoísmo… educación?
        Es cierto que los tiempos han cambiado y que la pensión es el flotador de muchas familias… mi comentario venía porque en su infinita generosidad muchos abuelos, aún a sabiendas de que les quieren por el interés, están felices y orgullosos de poder ayudar a sus familias… y sacar adelante a hijos y nietos… en que, a pesar de todo, son más felices de alguna manera…
        Salut i Força!

  3. alpuymuz dijo:

    Cuando leo tus trabajos -amiga mía, e igual me ocurre con el de otras señoras sensibles fecundas-me quedo en maravilla: la sencillez y tendida manera en que un alma femenina puede enfocar asuntos cotidianos y árduos de manera admirable y sin cargar las tintas es demasiado alta. Tal efecto, me pareceun un raro y feliz don del alma femenina, y es el que a mí me deja atónito, muy pegado a sus resultados y hasta colocado en pensamiento activo.
    No puedo sino subrayar lo mucho que me ha gustado este trabajo; y aunque personalmete te conozco, me ha sorprendido -y en eso he de fijarme también- por su fresca y fina factura: es bien elegante para mi juicio.
    De donde, Julia excelente, te felicito con un gran abrazo. Feliz fin de samana, ya hoy sin tardanza. Hay que verse para hablar de estas cuestiones. Al

    • junupros dijo:

      Es demasiado bonito tu comentario, de verdad que me siento halagada, aunque sencillamente creo que escribo más o menos como pienso y hablo.
      Si, es cierto que la mujer en general, enfoca los temas de diferente manera que el hombre, de ahí yo creo que viene la riqueza en el trato, de la suma de sensibilidades distintas. Como tú bien dices: tenemos que hablar de estas cuestiones.
      Unha apertiña forte. Julia

  4. nosht dijo:

    Uiiiii, yo no me expresó que me suben los insultos :s
    NO SE PUEDE SER ASÍ. Sencillamente no podemos tener esa falta de sensibilidad y desapego con quien nos dio y sigue dando la vida.
    Ojala y sea feliz, y por suerte o por desgracia se cumplan los deseos que más feliz hagan a Pilar
    Biquiños

    • junupros dijo:

      Gracias Nosht, veo que con personas como tú, Pilar no habría tenido problemas. Eso sería lo deseable para los montones de pilares que hay por el mundo.
      Hoy hace un día estupendo. La Marina, la Torre, el mar, las rias… todo fenomenal.
      Soy mala ¿a qué sí? Noooooo!, solo te gasto una broma. Pero ahora de verdad: Serás bien recibida. Estouche esperando na beira do mar. Parabens.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s