Navidad de mi recuerdo.

Acababan de destinar a mi padre a un pueblecito de la provincia de Zamora. Bella ciudad, histórica y acogedora, y que por muchas circunstancias llevo en mi corazón.

Llegamos y empezamos a instalarnos en la casa que iba a ser nuestro nido durante… no sabíamos cuánto tiempo. Era un veintidós de diciembre, la casa era preciosa, salvo un problema: todavía no tenía la luz instalada.

Las fechas estaban plagadas de melancolía y no entiendo el porqué, pues yo era muy pequeña y no me faltaba nada, digo nada especial; estaba con mis padres y mis hermanas, pero se respiraba una dulce tristeza.

Aunque estábamos de traslado, mi madre se había encargado de comprar todo lo necesario para esas fiestas: turrón de alicante, de jijona, de yema, figuritas de mazapán, almendras rellenas de turrón y también lo que por esa zona se llama el cascajo, que no es otra cosa que almendras, nueces, pasas, higos y que se servía en una madera con un artilugio especial para cascarlo todo.

En el puesto de trabajo dónde había ido destinado mi padre, había tres personas más, sólas, porque todavía no habían llegado sus familias. Mi padre no dudó ni un instante que se sentaran con nosotros ese día para cenar. Quedaron emplazados y agradecidos.

Llegó el día venticuatro, desde  por la mañana se desprendía en los gestos un ambiente más festivo. Se buscaba un mantel reservado para las fiestas, adornos, se limpiaban bandejitas para el turrón… notaba una actividad agradable desde mis ojos de niña. Total que nos sentamos a una mesa, más adornada de lo habitual, todos con familiaridad, alegría, se hablaba de la familia de los otros, de los hijos, de todo un poco, pero con mucha amabilidad, cortesía y respeto. Se instalaron varios faroles de petróleo colgados y varias velas encima de la mesa. Todo quedaba de lo más acogedor.

No recuerdo el menú, aunque me imagino que sería sopa de almendras y pollo; en aquella época era un artículo propio de esas fiestas. Sé que mi madre recibió todo tipo de elógios.

Como era la más pequeña de la reunión, me daban pececitos de mazapán, corazones, sirenas… y me acuerdo como mi madre terminó sentándome en sus rodillas, me imagino que hasta que me dormí, pues lo que sí sé  es que una vez terminada la cena, se pusieron a jugar al parchís y uno de los invitados cantó varios villancicos, coreados por el resto.

Así de sencillo, así de entrañable, sin lujos ni alharacas y sin embargo la recuerdo como la mejor Navidad de toda mi infancia a “la luz de unas velas” y abrazada a mi madre con mi padre y mis hermanas cerca. Fue una noche de calma y amor.

Pasaron los años y recuerdo mucho otra Navidad, pero esa la dejo para mi intimidad y la de la persona que cuando me lea, la recordará… y aunque no me leyera también. ¿Mejor? distinta… también con calma y amor, muy larga e inolvidable.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Navidad de mi recuerdo.

  1. alpuymuz dijo:

    Niña, amiga mía muy grande, ¡qué ejemplar relato sencillo ambientado en unas fiestras! Y es que claro, ellas comulgan de no se sabe qué interludios entreverados en todo modo anímico, a veces, hasta encontrados, regañados.
    Es muy bueno y para alguien será superior, por lo que entiendo de tus palabras finales. ¡Feliciades!
    Hay otra cosa: es maravilla el don sencillo que veo pueden desarrollar las mujeres (muchas al menos) para, a extrema faclidad, comunicar admirablemente lo más complicado de la manera más directa y económica a todos, al alma de cualquiera. Me supone todo un festejo en pasmo.
    Me he gratificado con su lectura y así te lo digo, para que más te contentes en todo.
    Un gran abrazo. Suerte para esos días, que llaman a la puerta. Al

    • junupros dijo:

      No sabes hasta que punto me complace el que me hagas un comentario tan halagador, eso me anima y ayuda. Muchas gracias.
      ¿Las fiestas?, pues que te voy a decir, cada una es diferente, unas marcan más que otras, y es que además, este mes yo celebro más “cosas”, bueno, celebramos en familia y hasta ahora todas entrañables. Está a favor la balanza. Un biquiño neno.

  2. gaviotasinamor dijo:

    Me encanta todo lo que escribes bellos relatos y sencillos, me he dado un paseo por tu gato al sol espero no te moleste
    Muaskk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s