La noche y el viento

Ella esperaba todas las noches su llegada. Cuando oía el llavín abriendo la puerta, tenía dos sentimientos encontrados. Uno de alegría porque llegaba como siempre lo había hecho, deseaba en ese momento, correr, echarse en sus brazos y sentirse abrazada, pero le invadía otro de tristeza que la paralizaba, porque tenía que esperar para adivinar que cara podía traer.

Desde hacía unos meses, todo había cambiado. Ella no encontraba explicación, bueno sí, sentía el hastío que él le demostraba ante todos y cada uno de sus comportamientos. El rictus de su cara era siempre serio y malhumorado.

Si le comunicaba algo en tono agradable, él contestaba con un monosílabo, sin apenas mirarla. Cuando ella por éso, protestaba, le decía que para él aquello no tenía mayor interés. Si ella se mostraba enfadada, peor… entonces él se quejaba de lo inaguantable que se había vuelto y de la imposibilidad de seguir a su lado. Llegó a pensar que tenía razón y empezó a sentirse culpable, a ser un espectro de si misma.

Una noche, le esperaba con la cena preparada, se había esmerado. Colocó la mesa hasta con velas, se arregló como si fuera a salir, quería agradar, quería aprovechar alguna situación que hiciera por lo menos todo más llevable. Ese día él tardaba.

Abrió la puerta del adosado, salío al jardín, el viento le traía murmullos que ella percibía creyendo oir su voz, algunas veces le parecía oir sus pasos acercándose desde el final de la calle. El corazón le palpitaba a toda velocidad. No llegaba.

Sonó el móvil dentro de la casa, entró veloz, lo abrió nerviosa y oyó su voz que sereno le decía: No me esperes, no voy a ir, dentro de unos días hablamos. Ella asintió no supo reaccionar. La casa de pronto se hizo enorme. Sintió que le sobraba espacio, todo era nebuloso y falto de interés y se afianzó en su culpabilidad.

Durante semanas, salió al jardín a la misma hora solo la con esperanza de verle volver La noche la envolvía con su negro manto, el viento le traía el murmullo de su voz… cansada, aliviada y triste, volvía a entrar en la enorme casa.

Su mejor refugio eran la noche y el viento, porque todos los días venían a cuidarla y eran más fieles que él.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La noche y el viento

  1. Lehahiah0909 dijo:

    Era una marcha anunciada…y creo que….era lo mejor….
    Es mejor alejarse que herir a alguien solo por ser fiel a un juramento hecho un dia ante todos,ante nosotros mismos…si ya no existe mas que un vínculo de unión físico y no emocional de dos…solo de uno….
    Preciosas las formas, bello el escrito el fondo y las maneras….
    Enhorabuena…
    Realmente hermoso, triste pero hermoso….
    Un beso con alas.

    • junupros dijo:

      Lo realmente hermoso es el comentario que tú me haces, quedo muy agradecida.
      Las parejas muchas veces evolucionan de diferente manera, surgen los desencuentros, y no deja de ser duro cuando le pasa solo a uno de los dos, pero… es la vida ¿no? y debemos adaptarnos.
      Bonito lo del beso con alas, me llegó. Un abrazo agarimoso.

  2. alpuymuz dijo:

    Estamos en ese escenario que trabaja demasiados asuntos estremecidos, latentes ya antes,pero cuando en un vértice cenital precipitado al vacío… al vacío. Está el relato, o me parece, en su gran orden de atmósfera densa de declinacón prematura y de lástima humana, la femenina por cierto que más encoge a todos y menos cobija a nadie, y que entiendo elaborada con mucho tino. Un refugio de noche y viento, en verdad es un desierto emocional. Yo te encomio el acierto y gusto.
    Julia, mi buen abrazo.

    • junupros dijo:

      Me pongo un poco “tontona” con ese comentario tan elogioso y me encanta que te haya gustado. Creo que has apreciado en lo justo lo que quería expresar y me alegra.
      Muchas gracias Alpuymuz y un cucurucho de bicos.

  3. isabelamor dijo:

    Hola Julia, soy Gaviota desde mi blog de cine, sabes? con este texto me has puesto los vellos de punta…quizás se aporqué lo he vivido.
    Me alegra ver por aquí a mi angelito Lehahiah
    Feliz lunes

    • junupros dijo:

      Me gusta que hayas vibrado un poco con el relato, aunque siento mucho que te haya podido traer algún mal recuerdo. Lo mío es solo un relato.
      Conozco tu blog de cine. Es estupendo y está muy bien cuidado. Es un placer visitarlo, ya te dejare huellas de mis visitas. Hasta lueguiño. Julia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s