Ilusión consolidada.

Ese día se levantó con la ilusión de que algo nuevo le podía ocurrir. Tenía un hormigueo que no era normal. Se paraba y decía ¿qué me pasa?, no lo sabía pero estaba con un pelín de ansiedad, por querer hacer algo diferente que no tenía claro.

Abrió la ventana y mirando al exterior, todo le parecía más luminoso, elemental, hacía sol…, pero no, era otra cosa. Por primera vez desde hacía meses, notaba un  impulso pora dejar ya aquella mormera en la que había estado regocijada, porque debía de reconocer, que había estado regodeada en un sufrimiento que no merecía la pena.

Pensó, lo primero, ponerse guapa. Comprarse algo nuevo para verse mejor y que todos los “trapitos” que tenía, no le recordasen tiempos anteriores en los que decía: “Me pondré ésto que le gusta mucho a él”…¿por qué?, me lo pongo  o no, pero sólo porque me gusta a mí. Eso se acabó.

El segundo paso cambiar los esquemas mentales y las costumbres.

Como estaba en racha y tenía unos días de vacaciones, se fue a una agencia de viajes y decidió irse tres días a un balneario. Sabía que eso no era como para ligar…, pero quería relajarse y pensar. Debía programar su vida de ahora en adelante con nuevos proyectos, salir de ese estupido impax, en el que ella solita, dándose pena o queriendo darla, se había metido.

Hizo su maleta, la metió en el coche y salió para el balneario. El lugar era de lo mejor para descansar. Estaba en una isla unida a la población por un puente colgante de escasos metros y todo alrededor era mar. Mar de sueños, de esperanzas, de aventuras , de despedidas, de espera…mar azul, inmenso mar.

Cogió el albornoz y se dispuso a bajar a la piscina. Busco un sillón relajante y dándole la temperatura precisa, se puso a leer. De vez en cuando, perdía sus ojos en el paisaje. Se sintió observada; al poco el observador, se levantó y pasó por su lado. Tenía unos ojos dulces, risueños y unos labios, que podían anunciar muchos besos, pero era joven.

Irá a buscar a su niños para bañarse, pensó, pero no volvió.

Sí coincidieron a la hora de la cena, en el comedor, sonriendo se acercó preguntándole:

-Si me dejas, me siento contigo, he venido solo y así podremos contarnos cosas y hablar, siempre que no te moleste.

-Qué va, me alegra que lo hagas, yo tambien estoy sola

La miraba, se miraban, disimulaban, pero ella seguía pensando que era un crío. Vamos a ver, ¿cómo de crío y para quien? Ella estaba en esa edad en dónde va a los sitios y ya apenas te ven. Tú sabes que estás, pero los demás, ¡como que no! Eres un poco invisible. Por eso cuando alguien te ve, das hasta saltitos para que no te pierdan de vista.

Al día siguiente, ya más cercanos, hablaron, se rieron juntos, había mucha complicidad y cercanía, y hasta parecía que la edad, se había acortado. Él tenía cuarenta años, diez menos que ella.

Eran de la misma ciudad y una vez acabado el relax, decidieron salir algún día ¿por qué no? Estaban muy bien juntos y lo pasaban de vicio. Empezaron a salir y más cosas, todos los días

Ella con un poco de complejo, por aquello de la educación recibida, miraba de reojillo cuando se cruzaba con algún conocido y sin saber porqué, siempre le venía a la mente aquella canción folklórica que decía ” que si puede ser su madre, que es mucho lo que ha corrio, que una mujer de sus años, no es buena taralalilo…”, pero enseguía deshechaba ese pensamiento, estaba con él contenta, segura, y se sentía correspondida como nunca lo había estado, y además notaba, que él estaba orgulloso de ella. Se veía en sus gestos, sus miradas, sus caricias, sus besos…

PD. Han pasado diez años, y siguen juntos, cada vez más seguros y queriendose más. Saben lo que cada uno le da al otro. No son felices, son… lo siguiente y la edad … no existe. Viven una ilusión consolidada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Ilusión consolidada.

  1. alpuymuz dijo:

    Liviana entrada, como cosa de balneario y su relax… Pero deja una cosistencia declarada que muy bien puede ser: “vivir una ilusión consolidada”, tiene su sustancia: la misma que puede crecer mucho más. Pues muy bien, que no es de desdeñar esas ocasiones para la estabilidad…
    Julia, besos…

    • junupros dijo:

      Te gustó lo del balneario ¿eh?, para que veas que en cualquier sitio se puede encontrar una ilusión y despues consolidarla. Ella lo merecía, porque había hecho un gran esfuerzo cambiando de vida, de táctica y tuvo recompensa. Graciñas.
      Un beso.

  2. Lehahiah0909 dijo:

    Dejame que imagine…
    El balneario…venga yo imaginé el de La Toja….porque tu descripción del lugar me llevó hasta alli…y de lo demás que decirte…que has sacado a la luz un topicazo tan antiguo y tan discriminatorio que a mi me da la risilla floja….
    Si llega a ser al contrario….que él fuera 10 años mayor se hubiera planteado en su día tantas cuestiones?? pues eso….ahi estan son dos personas adultas que se aman…¿es que hace falta mas??
    Un saludo y besos con alas…en tu rincón..

    • junupros dijo:

      Me ha hecho mucha gracia, porque has imaginado bien. Sí, allí quise situar un poco la historia y me has pillado. ¡Cantabra tenías que ser…! porque eso creo ¿no? Tienes razón antes lo contrario se veía normal, pero que una mujer lo hiciera…¡ ni hablar! .Todo ha cambiado, aunque mucha parte de la sociedad aún no termina de verlo.
      Muchas gracias por pasarte por aqui y te mando un beso, el mío sin alas, no tengo.

  3. gaviotasinamor dijo:

    Hola Julia:
    Madre mia que hermosura de texto, sabes que me he visto a mi misma en ese balneario? ajajajaa y me suena eso de una edad, que ya nadie te mira dicen que las mujeres cuando pasamos los cincuenta nos volvemos trasnparentes ajajaja pues ya ves que no !! tu protagonista ligó y además con alguien más joven no? no sé yo, los señore si se van con una joven pero a las mujeres nos cuesta más!
    Muy hermoso amiga Julia gracias pro compartirlo
    Y como dice mi angelito un abrazo con alas!!

    • junupros dijo:

      ¿A que se está bien en ese balneario? Lo del ligue “yogurcito” ya es un poco más difícil, pero la esperanza ahí está ¿no?Tú ya verás, cualquier día dices “ése es” y cuando éso ocurra, me lo cuentas que lo celebraremos juntas. Todo puede pasar, tú tienes suficientes ingredientes para eso y para mucho más. Un abrazo, Carmen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s