El sueño

Se despertaba muchas noches sobresaltada, el corazón le palpitaba con tal fuerza y descontrol, que hasta podía oirlo en el silencio de la noche. La sensación era de terror, aunque la situación no lo fuera. Tenía que serenarse y razonar mucho con ella, hasta que volvía a quedarse dormida.

El escenario del sueño, siempre era el mismo. Se veía en un salón muy amplio de una casa rodeada de jardín. Lo sabía, porque dicho salón tenía tres de sus cuatro paredes acristaladas en forma de galería. Los visillos eran blancos de encaje, lo que permitía ver el exterior con la nitidez suficiente que daban las dos farolas encendidas, y la claridad de la luna.

La decoración era tipo vintage, sofás haciendo diferentes ambientes, unos de piel, otros de terciopelo, mesas colocadas de forma estratégica, veladores, vitrinas, muebles todos ellos demodé, una mesa de billar daba un toque de elegancia. Muy acogedor, pero ella pese a estar acompañada por persona de confianza, no sentía tranquilidad, ni seguridad, la sensación era de peligro.

Siempre los dos estaban de pié hablando, algo les llamaba la atención y miraban al unísono por las ventanas. Empezaban a ver que algo se movía en el jardín, que se aproximaba, ella se sintía presa de un pánico que la paralizaba; según la silueta se iba acercando, veían a un hombre desconocido, ¡tranquila, le decía su compañero!, avanzaba  el extraño con seguridad, con objetivo y cuando llegaba cerca de la puerta, tambien acristalada… ella se despertaba muy asustada.

Al día siguiente no le daba más importancia que la que se suele dar a una pesadilla, ni siquiera nunca lo comentó, y así pasó el tiempo.

Una noche estando en su casa en el campo, se despertó con el mismo sueño y la misma intranquilidad, tocó a su pareja que dormía plácidamente, eso no le dió serenidad. Saltó de la cama y se fue a la habitación contigua. Se puso a mirar por el ventanal hacia el jardín con la idea de tranquilizarse y decir “no pasa nada”, deshacer ese lío, que casi ya llegaba a ser una obsesión.

La casa de la realidad, no tenía nada que ver con la del sueño, aunque tambien tenía una parte ajardinada y la ventana de la habitación era amplia. Aquella noche, se respiraba una calma especial en el ambiente. No hacía brisa y la luna iluminaba todo tanto, que hasta se podía apreciar la sombra de los árboles.

Fijando la vista notó que algo empezaba a moverse al lado del pozo artesano, y como con una aureola especial, vió dibujarse la silueta del hombre del sueño. No podía moverse, ni podía creérselo, sudaba frío y tenía un miedo que la agarrotaba. La silueta avanzaba, parecía sobrenatural, miraba al lugar en dónde ella estaba con mucha fijación, con los ojos la llamaba, se acercó a la puerta de entrada a la planta baja sin dejar de mirarla, sintió moverse el pestillo  y ella, aún sacó fuerzas para asomarse y mirar desde lo alto de la escalera.

 Vió la puerta abierta, pero no había nadie, sólo un ligero resplandor que entraba desde el exterior y que le atraía, bajó las escaleras despacito y supo que nada podía hacer… comprendió que todo había sido un aviso premonitorio, y que alguien no corpóreo venía a buscarla, y saliendo al jardín enajenada … se rindió…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El sueño

  1. alpuymuz dijo:

    Mujer: bien urdida la historia y el escrito está, por cierto que está… pero a paso de puntada ligera, y es que con cada línea mete mucha prisa a la mente para acelerar la marcha del corazón… Lo amplias un poco, y posible Hitchock, Buñuel o Welles, nos podrían poner en vilo con el suspense, con el surrealismo, con la dramatización en todos ellos si al afrontar vida y muerte, bajo el arte de los ensueños concedidos…
    Tu bien escrito, me hizo tirar por alto. ¡Pena no ser alto directivo de un buen estudio de cine! Felicidades.
    Sin vértigo ni miedo, Julia, mi buen y fuerte abrazo. Al

    • junupros dijo:

      Ya me gustaría, ya, poder hacer guiones de pelis, ese ha sido el sueño de mi vida, como interpretar, pero hay queda en “lo que pudo haber sido y no fue…” claro que… si aparece un buen productor..todo podría contemplarse.
      ¿Te ha gustado? con esa idea iba de que se lea hasta el final. Un besiño. Julia

  2. gaviotasinamor dijo:

    Julia, me has sorprendido con este psot, que intriga…me encanta soy aficionada alas novelas de intriga y misterio y la verdad has logrado intrigarme mucho y has acelerado mi corazón ufff me has subido la adrenalina felicidades!!
    feliz noche de domingo
    un abrazo

    • junupros dijo:

      Me gusta que te sorprenda, quiere decir que has vibrado con la historia. A mi también me gustan las cosas en general con misterio. La intriga menos, en las novelas con intriga siempre leo el final, porque no tengo paciencia para saborear los momentos.
      Muchas gracias Carmen y que seas feliz lo que queda del día. Un abrazo. Julia

  3. Lehahiah0909 dijo:

    Se rindió..
    Eso me deja pensando….
    Podría haber hecho algo??
    Tal vez esos sueños premonitorios eran precisamente para eso..para que pudiera haber hecho algo..para evitar el factor sorpresa….no para todo lo contrario….para abandonarse a un final ya sabido….
    Me ha gustado especialmente la parte del sueño…..y sabes porque?? porque consciente o inconscientemente tu misma has diseñado la sensación de inseguridad con esos grandes ventanales…al prescindir de muros has liberado de protección esa morada….y la sensación de peligro es mucho mas evidente…¿te das cuenta??las formas diáfanas y al ser poco acogedor el ambiente …..has conseguido que se pueda palpar y hacer sentir al lector (en este caso a mí) el sentido de zozobra…de no saber bien como protegerme….
    Muy bueno Julia…en su manera pero sobre todo por los recursos que has utilizado…

    Un abrazo y muchos besitos con alas para ti….muakkkkkkkkkkkkkkkkk

    • junupros dijo:

      Me alegra que hayas sentido esa zozobra, era mi intención y por lo menos contigo, por lo que dices, lo he conseguido. En relación con lo de rendirse, creo que no podía hacer otra cosa, quise retratar el destino, del que no te puedes eludir. Había llegado su hora y quisiera o no tenía que entregarse. El sueño, era la premonición.
      Muy agradecida Alitas, perdona el retraso en contestarte. Un biquiño. Julia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s