De pronto, sin darse cuenta…

Hoy le encontró. Fue casualidad. Había vuelto a aquella villa de su adolescencia por motivos largos de explicar. Ahora y sobretodo en verano, la visita con bastante asiduidad. Hace compras, pasea sus calles empedradas, va a la plaza dónde sigue funcionando aquel colegio de monjas que tantos recuerdos le trae… descansa en el parque… piensa… se siente cómoda.

Pasaba por debajo de los soportales de la calle principal, cuando se fijó en alguien que tambien la miraba. Titubeando le dijo ¿eres…? sí, ¿y tú…? claro, se fundieron en un fuerte abrazo riéndose sin parar, se separaban y volvían a juntarse casi dudando de que el encuentro fuera real.

Ya calmada la situación empezaron con los ¿te acuerdas…? ¿qué fue de…? ¿qué ha sido de tú vida?

Ella había faltado de allí durante treinta años. Treinta años en los que no había vuelto a ver a nadie conocido de aquel entonces. Se acordaba que tenía quince, cuando su familia se trasladó a otra residencia por motivos de trabajo. No volvió.

Había pasado allí su época de estudiante de bachilleratro, como se llamaba en aquel entonces, y había tenido muchas amigas y los primeros tonteos de ¡uff qué chico tan guapo, me gusta!, pero se acordaba de uno de forma especial, uno que le despertó ese gusanillo hasta aquel entonces no sentido.

Recuerda, que estaban en la plaza principal en diferentes corrillos charlando durante el tiempo de recreo, cuando notó que la miraba, pero la miraba insistentemente, casi acariciándola, con una sonrisa de seda irresistible. Cambió de lugar y él la siguió con la misma fijación, como si se estuviera moviendo una princesa que admiras, una diosa. Ella se sintió princesa y diosa para él. Sólo éso, sólo, y esa noche de emoción… no pudo dormir…

Despues ya se hablaron, pasearon juntos, le llevaba los libros como señal de galantería y hasta creo que alguna vez, sin que les viera nadie, en secreto, se rozaron las manos y un poquito más. Increíble hoy en día ¿verdad?, pero así fue ese gran amor adolescente, que siempre pervive y no se olvida.

Cuando se separaron, se escribieron unas cartas emotivas, llenas de sentimiento, pero sin futuro y poco a poco fue languideciendo…hasta que sin fecha, terminó.

Siguieron hablando de todo, de todos, y de pronto le dijo ¿te acuerdas de Mario?, qué tontería, cómo no te vas a acordar. ¿Le volviste a ver? Yo voy a reunirme ahora con él, porque viene por aquí al balneario, dos veces al año y ¡fíjate, qué casualidad! hoy está aquí y hemos quedado unos cuántos compañeros que tú tambien conoces, o conocías mas bien, ¿quieres venir?.

Claro, no lo dudó ni un instante, quería verle de nuevo, saber como había madurado. Se puso algo nerviosa.  Alguien le había contado que vivía en una ciudad costera del Norte y que ejercia una profesión liberal, que tenía tres hijos y poco más. Quería aprovechar esta oportunidad de poder saludarle y verle de nuevo, sentía curiosidad por él y por el resto de los amigos, aunque menos.

Cuando llegaron al local, la sorpresa fue general. Algunos no la reconocían, ni ella a ellos tampoco. A él sí. Seguía teniendo la misma sonrisa y la misma mirada, sólo que ahora estaba cargada de una tibia melancolía, triste, cansada. La enfermdad no le había tratado demasiado bien. Llevaba un bastón para protegerse. Le daba un cierto aire de elegancia, pero lo llevaba por necesidad. Ella quedó sobrecogida.

Hablaron, se contaron muchas cosas, seguía habiendo una complicidad madura, limpia, como si se pertenecieran un poco recordando aquel pasado. Cerrando los ojos… lo hicieron presente. Volvieron por unos instantes a la adolescencia. Se sintieron bien. Fué para los dos, como un canto de cisne.

Llegó la hora de la despedida y en el ambiente pululaba una nube blanca de tristeza, quedaron en volverse a ver… algún día. Ella notó, que se cerraba el capítulo de su adolescencia, de su primer y con el tiempo, idolatrado amor. Se sintió bien, pero cuando se miraron y se alejaron, la nube se tornó oscura. Siguió andando, pensando y de pronto, envejeció.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a De pronto, sin darse cuenta…

  1. Como siempre, impresionante. =)

  2. alpuymuz dijo:

    “Y de pronto envejeció”. Ya… ya pienso, Julia, no creas, en esa suerte de ley general que parece quen os concierne tanto… ¡No deja de ser interesante!
    Me ha gustado el escrito, en tu estilo colocado, creo. Pero comento al hilo y en favor de su fondo: el amor primero, el del asalto incluso preadolescenteque llega repentino y muy atizado por el tan suelto Cupido, por sencillo, ilusionante, por tan especial brillante por la iluminación que introduce en la esencial revelación del ser sexual de las personas, deja, naturalmente, su huella en troquel tranquilo pero imperecedero… Suele ser así, y está muy bien. Dicen que la raíz del tojo verde es muy mala de arrancar; que los amoriños primeros son muy malos de arrancar. Acaso la canción exagera, pero la lente en este ver queda muy en prestancia.
    Un buen abrazo, muy merecido por todo. Al

    • junupros dijo:

      Creo que sí, que es difícil de olvidar el primer amor, como tu bien expresas en esa canción a la que yo he puesto música, sobretodo porque es un amor más sentimental que físico. Deseas con ese amor cosas sencillas y cualquiera te llena. Está hecho de pequeños detalles sin entrar en más razón.
      Claro que, suele ser un pequeño amor, imborrable, pero pequeño. Hay tambien el gran amor y el amor de toda una vida, aunque algunas veces todos pueden coincidir.
      Agradezco tu comentario y te envio un cucurucho de bicos.

      • alpuymuz dijo:

        Queda todo realmente en su punto de notificación, que, como asientas, suele suceder. Es lo normal.
        ¿Un cucuricho?… ¡Vale! ¡Y una buena almorzada, que se remite!
        Buen día, Julia.

  3. Pasado por aquí, les saludo. No quiero irme con la nube envejecida, mejor con la costumbre bien venida de ser siempre joven y jovial, no importando los achaches, las arrugas y ese cuerpo que se dignan no cambiar- para bien- Julia muy amarrado relato, ojalá que no pase así, los recuerdos son vividos y estampados revividos si se gusta así de estar. Otros pocos muy nutridos que nos llenan de cariño, apenas les evocamos.
    Un saludiño.

    • junupros dijo:

      ¡Hola PJ! gracias por venir y me alegro de tus intenciones de querer siempre ser joven y jovial. Yo soy de las que pienso que tienes la edad que tú sientes y que los años son un cálculo aproximado para poderte manejar con la sociedad y con la salud.
      Los recuerdos… siempre están bien, es la historia de cada vida y a fuerza de rememorarlos se dulcifican y endulzan.
      Un beso a ti y a México.

  4. Lehahiah0909 dijo:

    Siempre pienso porque la vida nos trata de forma tan distinta a las personas….
    La frase que pusiste al final creo que ha sido un golpe certero que ha volteado toda la historia porque todos creo, que inconscientemente pensábamos en un futuro encuentro posterior con ese hombre que en su adolescencia ocupó parte de sus pensamientos de niña que despierta al mundo…
    Pero has girado la llave y nos abres los ojos..y nos dices..se hundió en su propia pena…cosa tal vez mucho mas real que la otra opción mucho mas bonita pero menos habitual…
    Cuantas veces hemos recordado a personas y cuando las vemos las reconocemos pero…el tiempo las pasó factura de un modo ….tan intenso tan agraviado que…nos quedamos suspendidos en aquella nube tan blanca que ciertamente ahora irremediablemente se tornó gris…
    Un abrazo fuerte Julia….llenito de besos para ti….muakkkkkk

    • junupros dijo:

      Me encantan tus comentarios porque llenan de luz mi relato y además aciertas. ¿Un secreto?, ahora cuando escribo pienso un poco en que me irás a decir porque lo interpretas totalmente a mi gusto. Muchas gracias y tu última frase es la pura realidad.
      Un bico forte, forte. Julia.

  5. lagaviotaconamor dijo:

    Hola, Julia…. esque suele pasar, solemos idolatrar siempre aún antiguo amor y pensamos que quizás con él nuestra vida hubiese sido mejor, luego por casualidades de la vida le volvemosa ver y nos damos cuenta que todo era una mera ilusión de nuestra mente!!
    Muy bello texto yo diría que roza la vida cotidiana
    Un abrazo Julia

    • junupros dijo:

      Tu comentario es la pura realidad y con ese idea me lo planteé. Muchas gracias Gavi, perdona el retraso en contestarte, llevo unos días que no he estado por aquí, enseguida trataré de actualizarme. Un beso.

  6. carmensimplemente dijo:

    Espero que…
    estés bien Julia, soy gaviota ahora vendré desde aquí si?
    disculpa las molestias amiga mía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s