El pretil de aquel puente.

Como si de la más absoluta oscuridad saliera, me veo de pronto, en una tarde plácida, sentada en el pretil de un puente desconocido. Tiene la suficiente altura, pero no obstante, se puede ver perfectamente la carretera apenas sin tráfico, que pasa por debajo, y los dos laterales del arcén cubiertos de hierba con margaritas blancas, que lo embellecen.

El puente enlaza dos montecillos de pinares y flores silvestres. Es primavera y todo está coloreado de malva, amarillo, blanco… Todo esto lo percibo sin ninguna inquietud. Diría que estoy tranquila, como si alguien me hubiese colocado allí, para reposar, viendo el paisaje.

Se para un inquietante coche negro y sale por la puerta lateral trasera, una señora vestida de blanco, resplandece, me llama, me hace señales nerviosa mostrándome con gestos el camino, para que pueda bajar, y reunirme con ella. Yo estoy como imposibilitada para moverme, no puedo. La señora insiste y fijándome veo su cara como en primer plano. Esa señora es mi madre. La veo perfectamente, sus ojos de color verde dorado, su tez sonrosada, sus labios rojos llamándome, su pelo negro… Está afligida, condolida, porque no reacciono a sus súplicas.

No puedo moverme, lo intento, pero ¡no puedo!. Quiero ir, pero no me obedecen las fuerzas. Suena el claxon del coche advirtiéndole a mi madre, que tienen que irse. Se resiste e insiste en llamarme…al final se sube casi obligada, y sale a toda velocidad, dejando una nube de polvo, que no impide que yo la vea diciéndome adiós por la ventanilla de atrás, con infinita tristeza. No se porqué, pero me suena a despedida. Me quedo desolada.

Mi mente se sacude. Me despierto. Noto que ha sido un sueño. Abro los ojos y me veo en una habitación de paredes blancas, desconocida, exenta de adornos. Quiero levantar la cabeza y algo me lo impide, intento mover un brazo y lo tengo sujeto y lleno de cables con jeringuillas en vena. ¿Dónde estoy? ¿Qué me ha pasado? No recuerdo nada…

La impotencia me puede, quiero llorar, pero no me salen lágrimas. No hay nadie a mi alrededor. Se abre la puerta que tengo enfrente y aparece algo así como una enfermera. Le pregunto ¿Qué me pasa? Me mira extrañada y poniendo du dedo índice en mis labios, me dice ¡chissss, no hable, ha tenido un accidente y se está recuperando. Esté tranquila! Se va.

Cierro los ojos, quiero organizar mi mente, recolocarla, pensar. No me acuerdo de nada, solo veo una y otra vez el flash con la llamada insistente de mi madre joven y su desconsuelo. Me acuno con ella, me tranquilizo…¿Sería un sueño premonitorio?… quizá.

Solo quiero ahora volver a soñar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a El pretil de aquel puente.

  1. alpuymuz dijo:

    Sencillamente tremendo; además perfectamente narrado y articulado. Te mando mis felicitaciones: poca cosa, pero es de lo que dispongo.
    Mi buen abrazo, Julia.

  2. carmensimplemente dijo:

    Querida Julia, me has puesto los vellos de punta amiga mía!!
    Un sueño premonitorio, seguro soñar con nuestra madre joven
    puede ser algo bueno seguro!! ellas nos acompañan siempre
    para ayudarnos en esta vida a veces tan dura
    Un beso

  3. Lehahiah0909 dijo:

    Angustia…
    Hubo un momento en que sentí angustia…
    La llamada de una madre y la impotencia de no poder ir hacia ella….hunde hasta el fondo…
    Me hiciste pensar….muchas veces cuando nuestra mente está abotargada…como es el caso de la protagonista de tu historia..es cuando funciona de un modo extraño…tal vez porque en cierta manera dejamos de gobernarla….o queda semiinconsciente a consecuencia de un accidente una medicación o un estado de shock
    Toda una historia contada en pocas palabras y con mucho acierto…asi que encantada de poder venir de nuevo a verte…¡¡¡siempre me sorprendes!!
    Muchos besos con alas para ti

    • junupros dijo:

      Escribir un relatito y que guste, da mucha satisfacción y n sabes como agradezco tus comentarios que siempre embellecen y amplían mi historia. Eres especial, los leo con mucho interés siempre. Graciñas reina alada, seguiré intentando sorprendente. Me das muchos ánimos. Besos sin tus alas ¿te han llegado? quédatelos.

  4. Carmen Enid dijo:

    Interesante relato, Julia, ciertamente nuestra mente tiende actuar de manera independiente cuando dormimos, en cierta forma porque nuestro estado consiente se encuentra en reposo y no cuestiona mucho el sueño. A veces tengo sueños con elementos que se repiten, sin embargo lo q. mas me asusta es cuando estoy cantando, por alguna razón me sospecho que lo hago a to galillo. Pobre del vecino 😉 ¡ups!

    Como siempre excelente escrito.

    • junupros dijo:

      Yo creo que cuando soñamos intentamos reproducir lo que nos gustaría que pasara o lo que tememos que nos pase. Nunca he cantado en mis sueños, pero debe de ser relajante. A mi me gusta mucho cantar, siempre pienso que debe de ser, porque me habría gustado verme en un escenario interpretando, con éxito claro, ¡qué gozada! ¿y los trajes? ¡puff! ya casi me veo. Gracias por venir. Un beso.

  5. Ojalá que no fuera una premonición, como sugieres al final… A veces los sueños son meras expresiones de nuestros deseos, nuestros medios, o experiencias que se mezclan con ilusiones de nuestra cabeza. Un texto brillante! Me ha gustado mucho! 🙂

  6. 76sanfermo dijo:

    Recién te descubrí ( mediante el blog de Josep) y veo que me encontré con una verdadera escritora…..
    Tu cuento me pareció hermoso , y quiero decírtelo ……..

    • junupros dijo:

      Me gusta lo que dices y me encanta que te haya llegado, es satisfactorio. Soy seguidora de Josep y desde ahora también tuya (si me dejas). Te agradezco mucho que hayas venido a esta tu casa. Graciñas.

      • 76sanfermo dijo:

        It’s my pleasure ,como se dice en …blogueño…
        Te habrás dado cuenta de que mi español es un poco tambaleante….A veces tengo que inventarme las palabras !
        Gracias por seguir mi blog!
        Cariños ,
        A.

  7. Carmen dijo:

    Una historia muy bonita y estoy segura que tu madre quiere decirte algo.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s