El último refugio

La llevó allí una sobrina, porque ya no podía vivir sola. Le dijo, para que se fuera acostumbrando, que era temporal, de reposo. No quería ir, al final accedió, llevándose con ella su mundo irreal. El mismo mundo que tuvo toda su vida. Lo que menos entiende, es que en ese lugar solo está rodeada de personas muy mayores. ¿Es qué las personas jóvenes no necesitan descanso? Con sus padres siempre visitaban balnearios, pasaban temporadas. ¡Era otra época …!

El centro es una Residencia de Ancianos, dónde le dan las atenciones, que no puede tener viviendo sola. En su casa, salía al jardín y se perdía, no tenía calidad de vida, ni la higiene necesaria, ni medios económicos para mantener personal de servicio. No tenía liquidez, aunque si propiedades. Nadie recuerda, que esa familia tuviera un trabajo nunca, vivían de las rentas, pero todo se acaba,  por lo que tuvieron que acceder a una plaza subvencionada. Ella, lo desconoce.

Desde que llegó, se levanta temprano, antes de que la vengan a avisar, así puede estar vestida, peinada y maquillada para bajar a desayunar.

Se coloca cada día un traje diferente, de pantalón, falda, vestidos de una época anterior, todos con tonos claros, porque piensa, que los colores oscuros son de personas mayores, ancianas, viejas… Se coloca sus zapatos de tacón de aguja, porque los tacones gruesos tampoco le van, y espera para hacer su entrada en el comedor. Ella tiene solo ochenta y ocho años…

Es delgada, se tiñe el pelo de oscuro y lleva una corta melena ondulada.  Cuando pasea, esconde sus ojos detrás de unas gafas oscuras con la montura en forma de mariposa. Lleva siempre la cabeza muy alta, como si anduviera por una pasarela. Es sumamente coqueta y no aparenta tanta edad. No hace el ridículo, mas bien los otros internos la admiran. Parece sacada de una película. Ella lo nota y piensa: siempre fui diferente.

A media mañana, se sienta en el jardín de la entrada, se fuma su cigarro, con las piernas cruzadas y en posición Greta Garbo, la mirada perdida, sus pensamientos lejanos. Displicente, no habla con nadie, no se siente cómoda, todas las personas que la rodean cree que son de “otra clase social…”

Lleva tres meses aquí instalada, haciendo la cura de reposo que le han dicho. Está deseando que se acabe¡ ya! y cuenta los días que faltan para irse a su gran casa, rodeada de jardín, de sueños perdidos y de recuerdos vividos.

Entorna los ojos y se acuerda mucho de sus padres, las fiestas que organizaban en casa para ella y su hermana, celebrando que ella tenía novio. Sí, ella tuvo novio, su hermana no y esto siempre fue considerado como un diploma a su favor. No, no llegó a casarse, ahora no recuerda el porqué, pero si que lo tiene a mucho orgullo el haber tenido novio. En aquella época no era fácil. Por ejemplo, su hermana había sido una solterona. Ella no, ella tuvo ocasión, quizá él no supo aprovecharla.

Cuando faltaron sus padres, ¡hace muchísimo!, se quedó en la gran casa, con su hermana y el servicio, últimamente estaba sola, la hermana también se había ido. No habían tenido piedad! La casa estaba protegida por un muro de piedra, que apenas dejaban ver el exterior, era como un pequeño atolón en medio del océano. No tenían necesidad de salir de allí. Lo tenían todo, excepto la relación con el mundo. Venía alguna visita , que le reforzaban su estilo y allí se quedó instalada. En una vida plácida protocolaria, elegante, no tuvo que mezclarse, como ella piensa, con “la chusma” que había ahora en todos los lados.

Era un horror, no tenían ni la más mínima distinción. Ella se sentía cisne entre todos aquellos patos. Menos mal que todo era pasajero.

Las tardes las tenía organizadas, leía, y por las noches, después de cenar, se retiraba a su habitación. Había una sala para ver la tv, allí iban todos los residente un ratito, por eso ella no la pisaba jamás. Le parecía de mal gusto, de gusto tabernario ¡qué diría su familia si la viera en ese ambiente! estaba deseando curarse lo antes posible.

Algunos días, venía a visitarla su sobrina y ella estaba casi lista, con las maletas hechas, por si ya había terminado su cautiverio, pero le decían que todavía no, que necesitaba una temporadita más, que quizá para la próxima visita…

Y así, se va quedando, con esperanza, viendo pasar los días, soñando con sus recuerdos, cada vez más aislada, más sumergida en su mundo, sin tener plena conciencia de que para ella este hotel de reposo, sin lujos,  será su último refugio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a El último refugio

  1. alpuymuz dijo:

    Narración a cargo de una patética e inquietante estampa: la vejez sólo es de calidad si válida física la persona y autónoma, si con buen equipaje de cabeza y sin con aseo y prestancia. Entonces, sí; de lo contrario una lástima que sólo pertenece a la compasión humana.
    Julia: un gran tema, un gran escrito en el designio de los tiempos.
    Un gran abrazo.

    • junupros dijo:

      Estoy totalmente de acuerdo, lo que pasa que no se puede escoger y hay que estar un poco preparados, para afrontar lo que llegue. De todas las maneras, creo que la naturaleza te va guiando y enseñando para poder sobrellevar la situación de una manera más o menos plácida.
      Graciñas por pasarte. Un beso.

      • alpuymuz dijo:

        Es verdad, y muy grande esa nota que aportas acerca de lo que la naturaleza nos va armando y conformando. Seguramente, digo yo, es muy sabia.
        Las gracias a ti, siempre.
        Julia, besos…

  2. Lorena y efe dijo:

    Quizá desaba a pesar de estar acompañada se sentía sola.
    La soledad es el terrible mal que nos acompaña al final.

    Saludos.

    • junupros dijo:

      Sí, yo creo que la soledad es un mal muy de esta época. Muchas personas comentan que se sienten solas, todos nos hemos sentidos solos alguna vez, por eso cuando también te quedas sin las personas cercanas, no tienes asidero dónde agarrarte, creo yo.
      Gracias Lorena. Buenas noches y un abrazo.

  3. Carmen Enid dijo:

    Una realidad que nos toca pensar, pues a unos pasos igualmente nos enfrentamos a esa etapa de la vida que por un lado tiene su honor pero lleva sus grandes responsabilidades. Como estará la vida cuando llegue esos ochenta, que no están tan lejos pero falta unas décadas, si llegare espero ser una anciana cibernética, ; ) que aunque no tengo mucha afición espero estar al día con lo último en la avenida. Buenos saludos y gusto siempre leerte.

    • junupros dijo:

      ¡Aaah Carmen! me ha gustado lo de ser una abuela cibernética 🙂 yo también me estoy preparando y debo de estar llegando, porque ya empieza a faltarme tiempo para todo.
      Gracias por venir y espero que estés bien “en tu viejo San Juan”. Me encanta.

      • Carmen Enid dijo:

        Ahí le vamos igual, Julia, al paso. Te digo que con fuerza, dinero y salud seré una abuela apertrecha y sandunguera, cosa que no soy ni remotamente ahora. Estoy en una etapa que lo busco es silencio y tranquilidad, aunque a veces me da el (hight spirit), de irme hacer cualquier cosa loca.

  4. DUCREIN dijo:

    Conmovedor.
    No debemos olvidar que todos, como dice Serrat, “llevamos un viejo encima”.
    Tiene que ser muy duro sentir cómo todos nuestros asideros se van desmoronando, es por esto que considero fundamental encontrar nuestra identidad en nuestro interior, esa parte de nuestro ser que no depende de circunstancias externas ni temporales.
    Hay una mirada llena de ternura hacia la protagonista en tu relato.
    Abrazo.

    • junupros dijo:

      Todos los días vamos haciéndonos más mayores y madurando un poco más, por eso estoy contigo en que es fundamental encontrar nuestra identidad e ir caminando.
      El relato se me ocurrió, porque hoy en día ¡es tan real…!
      Muchas gracias y un abrazo. Julia

  5. Lehahiah0909 dijo:

    Una mujer fuera del mundo…
    Reafirmo la idea de Ducrein de encontrar nuestro mundo interior como verdadero refugio…la protagonista dependía de demasiadas cosas externas, además claro está, de sufrir la demencia propia de la edad..
    Instalarse en el pasado y además idealizarlo, mirar de soslayo lo que hay alrededor pensando que la vida y como se vive la vida es muy diferente a como lo hacen los demás…Un grado de egocentrismo y de orgullo que la impiden disfrutar de su verdadera realidad…
    Has sabido otorgarle el punto justo de ternura, sus tacones de aguja, su maquillaje….y podemos ver a una mujer anciana pero muy especial…
    Me llamó la atención lo del fumar jjjjjj, ¿te imaginas si en realidad lo hiciesen en los patios de las residencias?? se echarían las manos a la cabeza….pero creo que la imagen que dibujaste es….perfecta…una mujer fuera del mundo…..

    • junupros dijo:

      En realidad, la protagonista existe y te voy a decir, que es verdad, ¡que fuma!, la he visto y te lo puedo asegurar. ¿ egocentrismo, orgullo? totalmente, y además un poco despreciativa con las personas que la rodean, creo que hablando y comprendiendo a los demás ayuda a sobrellevar la propia pena y a paliar la soledad.
      ¿Sabes a mi lo que me asusta más de la vejez? El no tener futuro, no poder programar, el pensar que “la cosa” 🙂 se puede estar acabando. Eso debe de ser lo peor.
      Según te estoy diciendo esto, me sonrío pensando que en menuda fiesta te estoy metiendo y a ¡estas horas! Perdona…:)
      Muchas gracias por ser siempre tan amable y hacerme unos comentarios tan trabajados, me enriqueces el texto, siempre te lo digo.
      Beos Alitas.

  6. Lehahiah0909 dijo:

    Y mis besos que no falten….que mi coment salió volando y no esperó a llevártelos…aqui estan….muchos y con muchas alas….

  7. Un perfecto equilibrio entre el sentimiento de esperanza y podría decir… ¿decepción ante el hecho de ver que ese ansiado día no llega? La vejez siempre es una etapa difícil, sobre todo cuando tu cuerpo no responde pero la mente sigue activa, pensando en el presente y recordando el pasado. Muy emotivo y triste al mismo tiempo. ¡Gracias por compartirlo!

    • junupros dijo:

      La verdad, es que debe de costar mucho adaptarse a una situación en donde, además de cambiarte la vida, tus costumbres, tu entorno, tienes que dejar aparcadas tus cosas y verte reducida a una habitación por toda intimidad.
      Me ha gustado mucho verte por aquí y te lo agradezco mandándote un abrazo de buenas noches.

  8. diaeconomina dijo:

    De propia experiencia sé lo que es una residencia de ancianos y no le deseo a nadie que acabe ahí sus días es mejor morirse antes!

    La vejez es maravillosa si siempre existe alguien que te cuide, te de mimos…siendo joven tampoco es una vida fabulosa vivir sin alguien que te quiera.
    Cuando llegas a viejo o vieja para mí es lo mismo pero se necesita aún mucho más amor para continuar amando la vida.

    GRACIAS POR LA ENTRADA!!

    • junupros dijo:

      Lo peor es que cada vez es mas normal pensar en la Residencia…
      ¿Verdad que gusta mucho que te quieran? da confianza, ánimo, compañía, seguridad…
      da vida. Estoy de acuerdo contigo.
      Gracias por pasarte y buenas noches.

  9. lagaviotaconamor dijo:

    Querida Julia, hoy si me has tocado el corazón, esta gran mujer vive fuera de su cruel realidad hace muy bien…dejémosla pues vivir en su mundo irreal, que sea feliz, el tiempo que le quede a su manera, aunque en el fondo ella sabe muy bien la verdad, lo dicen sus ojos.
    Yo he vivido un caso parecido, ya en mi post con los ojos del alma, lo escribí, se llama Carmen y vive fuera de su realidad, pero cuando la miro a sus ojos y le digo tocaya como te encuentras hoy? su mirada azul, me cuenta la verdad!
    hermoso post querida nadie como tú para hacernos sentir, la vida tal y como es en realidad.
    Un abrazo de un buen lunes, me alegra verte de nuevo
    Muaskk

    • junupros dijo:

      Siempre me dices cosas tan bonitas, que, te lo digo de verdad, me pones muy contenta. Gracias. Ya recuerdo tu post en el que hablabas de tu amiga, y de sus ojos azules, tiene que ser muy triste ver a una persona así, sobretodo si has compartido momentos en los que ella ya no está ahora, ni volverá a estar nunca.
      Carmeta, te mando un fuerte abrazo y te deseo lo mejor, porque es lo que te mereces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s