Flash nocturno

Estábamos allí instalados desde por la mañana. Ya cuando llegamos al hotel encontramos el ambiente enrarecido. Intuíamos que un gran peligro acechaba y que se iba a consumar por la tarde. Se palpaba el aire, estaba espeso. Las calles estaban desiertas, las casas con sus puertas y sus ventanas cerradas. Ni siquiera cantaban los pájaros, solo se oían los graznidos de los grajos, anunciando penosos augurios .

Fuimos a refugiarnos en la cafetería. Estaba prácticamente llena, la luz tenue, apenas dejaba ver las caras, solo borrones grises que movían los labios. Se dejaba notar la tragedia y el sonido del silencio.

Nos acercamos a la barra dónde un camarero ponía en su bandeja consumiciones que distribuía por las mesas. Me fije, que a casi todos las personas les llevaba un pocillito blanco con humeante chocolate. Hice un recorrido visual por el local, era frío, gris. Las paredes blancas mortecinas, exentas de adornos, las mesas de cristal metalizado como la barra y las estanterías, las sillas también de metal y todo alrededor de las paredes, un banco con cojines negros, daban al ambiente la sensación de un lugar de duelo.

Todos estábamos allí expectantes, si cuando viniera el peligro, que estaba cerca, se paraba, nuestras vidas corrían peligro, quedaría el pueblo arrasado, pero no se podía hacer nada por evitarlo. Solo esperar y el que podía o sabía, rezar, pero casi puedo asegurar, que nadie lo hacía.

Nos miramos y con un gesto decidimos subir a la habitación. A través de una pequeña ventana observamos la calle. Estaba desolada; de los balcones y las terrazas habían retirado todo tipo de adornos y mobiliario, ni flores, ni sombrillas, ni mesas velador…nada. Un gran escalofrío recorrió nuestro cuerpo. Estábamos atrapados y abocados a un destino que no esperábamos tan cercano.

De pronto, como por inercia, nos dejamos deslizar lentamente sobre la cama, y nos abrazamos amándonos desesperadamente, atropelladamente, en silencio. Nos dedicamos las caricias más dulces, los susurros de mayor contenido, era quizá la última vez que podrían fundirse nuestros cuerpos y queríamos desparecer, si eso se daba, juntos, unidos. No quedó parte de nuestro cuerpo que no buscáramos, que no inspeccionáramos, era como un grito de dolor sordo…en silencio. Era nuestro adiós, ausente de promesas, ausente de recuerdos, ausente de reproches, ¡de tantos reproches!, se borró el pasado. No había futuro, nos aferrábamos al poquito presente que se acababa. Así unidos y entregados, pasaron horas, ¡no se cuántas!, nos dormimos…

No tuvimos conciencia del transcurso del tiempo. Nos despertó una gran algarabía, ¿qué pasaba?, nos asomamos al ventanuco de la habitación y vimos las puertas y persianas de las casas abiertas, con luz, la terraza de enfrente con flores, y la calle llena de gente paseando con niños,  hablando por grupos y dilapidando el tiempo con alegría.

Bajamos corriendo y la cafetería estaba iluminada, la gente reía, se pasaban los vasos con bebida, se invitaban. Era un pueblo vivo. El peligro había pasado ya sin consecuencias. Nadie acechaba.

Abrazados salimos a la calle, nos confundimos con el tumulto y nos dejamos llevar por la celebración.

En un instante, nos separamos, nos miramos, nos miramos largamente y como por magia nos volvimos a abrazar susurrándonos al oído “nuestro peligro también ha pasado.” Sentíamos la suficiente energía para poder continuar juntos, para volvernos a amar, para volver a plantearnos nuestra vida. Habíamos tenido un momento de fuerte ceguera, de romperlo todo, pero estábamos seguros que también había pasado. Se buscaron nuestros labios y se unieron con un largo beso de total entrega. Nos amábamos de nuevo con más intensidad que nunca.

Sonaba a lo lejos música festiva, se oía en la plaza una vieja melodía popular y como por resorte, nos fuimos deslizando, con los ojos cerrados y muy lentamente, sintiendo nuestros cuerpos unidos, nos pusimos a bailar y bailar y bailar… deseando que ese instante no tuviera final.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Flash nocturno

  1. alpuymuz dijo:

    ¡Menuda gran primera parte del relato! Las chispas de una ambientación electrizada por el salto de un gran destello; denso acontecimiento…
    Y no se por qué: me recuerda el contraste de son y emoción que estable una soleá seguida de un palo por alegrías. Siquiera por este gusto que me asaltó -aunque hubo más en la cosecha- bien me mereció leerte.
    Julia, todo un estupendo abrazo.

    • junupros dijo:

      Me ha gustado la comparación que haces entre mi relato con la soleá y las alegrías, no fue mi intención, pero me alegro que haya salido así. Siempre es un placer observar con detenimiento los comentarios porque instruyen muy favorablemente la imaginación y ayudan a mejorar. Gracias y un abrazo.

      • alpuymuz dijo:

        Yo te leo y mi imaginación sufre… 🙂 No es verdad que es broma, Julia: me quedo admirado y bien contento con leer cosas jugosas…y con alma.
        Debo yo agradecerte mucho, vamos: todo.
        Besos…

  2. DUCREIN dijo:

    Qué bueno, Julia!
    Me encanta, la metáfora del peligro exterior como excusa para el reencuentro es fantástica.
    Fíjate, me ha hecho pensar en Cortázar y su “Casa tomada”.
    Magnífico.

    • junupros dijo:

      Menudo honor el que me has hecho pensando esas cosas tan elevadas. “Casa tomada”, la leí hace tiempo y bueno si a ti, mi relato te hizo pensar en eso, pues yo me dejo y te doy las gracias.
      Un abrazo Ducrein. ¿Qué tal sigues con tus aficiones?

  3. carmensimplemente dijo:

    Hola guapa feliz domingo
    Hermoso relato al principio pensé que era el fin del mundo joo como me has engañado amiga. Al final comprendí a que te referias esque hay amores clandestinos que resultan maravillosos después del miedo del encuentro furtivo
    Un beso os echo de menos

    • junupros dijo:

      Yo si que te echo en falta a ti, a ver cuando terminas con ese silencio y empiezas a contarnos tus pensamientos de “gaviota loquita”.
      Así que te gusto el final no? tú, siempre tan llena de sentimientos positivos. Un abrazo, Carmeta y gracias.

      • carmensimplemente dijo:

        Gracias cariño
        Pronto volveré mientras tanto me puedo ir a Madrid contigo y con Josep? Seria maravilloso contar nuestras batallas a que si?
        De momento sigo en el letargo porqué no quiero transmitir mis penas me entiendes verdad?

      • junupros dijo:

        Claro que puedes venir, bueno lo digo por mi parte, yo lo que diga Josep…no lo se, dependerá de su compañía, del pijama, qué se yo.
        Tómalo con calma, te entiendo y ya nos hablaremos por aquí o por e-mail.
        Carmen, un beso.

  4. …que relato mas atrapante, llena una postal al principio que daba ganas de comerse los renglones para llegar al desenlace… Me ha encantado, me envolvió la lectura, excelente Julia, un placer conocerte a través de mis amigos, ya estaré al pendiente de mas…Un bsss silencioso 🙂

    • junupros dijo:

      Yo te sigo muchos días, también por los amigos comunes, aunque entre de puntillas, para no hacer ruido. Me encanta tu blog. Es un placer recibir de ti este comentario, porque se que tu lo haces muy bien y constante, yo soy un poco más como el Guadiana… hay temporadas que me pierdo.
      Muchísimas gracias y un beso…¿sonoro?, como a ti te guste más.

  5. Lehahiah0909 dijo:

    Has jugado….has jugado y lo has hecho de una forma magistral….
    Llevar al límite una situación para demostrar que a veces en la continuidad de nuestras vidas..en su preciosa pero mal valorada rutina nos perdemos y nos equivocamos decidiendo tal vez mal…
    Me sonrio…porque hiciste que sintiese angustia casi todo el tiempo..para en el último párrafo dar la vuelta y lanzarnos tu mensaje oculto…
    Mi aplauso largo..chapeau Julia..nos llevaste hacia donde quisiste…
    Un abrazo fuerte..

  6. Lehahiah0909 dijo:

    Por cierto…un último apunte la prosa escrita de una manera delicada y preciosa…que esto se me olvidó decirlo…
    Muakkkkk con todas mis alas

    • junupros dijo:

      Te contesto en este otro, porque me salto el envío, te decía que hace que me envuelva en esa brisa suave, delicada acogedora que solo tú sabes transmitir.
      Un beso Alitas, un beso de los de verdad, de agradecimiento por toda tu amabilidad, o sea un besazo.

  7. Bueno, muy bueno, excelente!!! Un fuerte abrazo cariño!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s