Observando

Ayer decidí no salir de casa por la tarde, me arrebujé en mi sillón de orejeras, que está colocado estratégicamente frente a los cristales de la galería,  y me dediqué a observar la calle. Puse a mi alcance, todo lo que pudiera desear, y así, no tener que levantarme a cada poco: el libro que estoy leyendo, un vaso con agua, música, los mandos de la Tv, por si fuera el caso, y me dispuse a estar conmigo a solas. Me resulta muy agradable mi compañía, hay muchos días, que por circunstancias no me veo, y ¡me echo tanto en falta!. Es que he comprendido, que me quiero.

En un principio me puse a mirar por la ventana, sin más, tengo enfrente un jardín con aires de alameda, tiene una acera ancha a lo largo, de donde salen veredas entre árboles y bancos, para  perderte. Desembocan todas, en la placita del centro, adornada con una fuente surtidor; con las ráfagas de viento, ¡zas! moja a todo el que pasa desprevenido, y pegan su carrerita extrañados, mirando para atrás, como si les hubieran atacado. Eso, muchas veces me hace sonreír malévolamente.

Hace una ligera brisa, la suficiente para que las hojas de los árboles, revoloteen sin parar y pienso ¿por qué le llamaran hojas muertas? Vamos a ver, las hojas nacen pequeñas en las ramas de los árboles en primavera, se están allí su tiempo y cuando llegan a la edad dorada, se desprenden, se liberan, deciden hacer su vida por libre, se van de casa… cierto es, que no les dura mucho esta nueva vida, pero ¿ y si les compensa dejarse mecer por el viento, viajando por el jardín de banco en seto, o arremolinándose varias juntas? ¡Qué experiencias no se contarán entre ellas…!No se el porqué de recogerlas y quemarlas cuando adornan tanto. Son alfombras naturales amarillas, rojizas, oro…¡Hermosas!

Pasa un señor apoyándose por precaución en un bastón, da varias vueltas, se para y mira a un punto fijo, nada, y sigue paseando. Al poco tiempo se acerca una joven, debe de ser su hija, le besa, le coge del brazo y con paso más ligero se retiran, pienso que se van para casa.

Un padre jadeando, corre detrás de dos niños, lleva una bici pequeña en una mano, y las bolsas del cole, la merienda y dos zamarras en la otra, apenas le hacen caso, porque ellos están a sus juegos, enajenados. Cada uno en su papel, unos felices, el otro, aguantando el tirón de todas las tardes.

Una pareja joven pasean cogidos de la mano, se vuelven, se abrazan, se besan y siguen paseando, y pienso ¿a dónde van los sentimientos cuando se acaban? ¿dónde se guardan?. Llevar, los llevamos con nosotros, porque algunas veces se asoman a la ventanita de nuestros recuerdos, pero solo como recuerdo, enseguida vuelven a guardarse. ¿cómo será ese archivo, o ese cofre, que amontona tantas y tantas pasiones, disgustos, alegrías y fracasos?

Va apareciendo lentamente, la luna por encima de los árboles, oscurece, se encienden las farolas, se va quedando el parque vacío, en silencio ¿cómo se sentirá mejor? cuando le invaden su intimidad personas variopintas, o disfrutando de su soledad sin que nadie le incomode.

Creo que no estaría tan acogedor el jardín durante el día, si no pudiera disfrutar de su soledad por las noches, estar a solas con él, oírse, sentirse hablarse y prepararse para poder afrontar la intromisión diaria en su vida. El destino, ese destino que también tiene que cumplir el jardín, alameda o parque, porque para eso ha sido programado y plantado.

Enciendo la luz de mi estancia, me deslumbra, pongo un CD, elijo al incomparable Jack Brel y su “no me quitte pas” y cantamos los dos haciendo un dúo…¡ojalá!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Observando

  1. alpuymuz dijo:

    En cualquier ventanal, junto a lo más anodino o excelente, puede nacer algo sencillo o poderoso… Es la mirada lo que engrandece no pocas cosas, es la transferencia lo que puede logar añadir vida casi a la nada.
    Y eso he debido pensar de tu manera de observar, por tu mirada -trigueña sobre verde de verdad- y de certificar el chispazo que enciende tu imaginación para traernos relatos cercanos, sencillos y luminosos; es el caso del que te comento y que me agrada demasiado. Por eso gracias, doradas y libres como esas hojas que tu entender nacieron para la paz de su corta libertad intensa.
    Un enorme abrazo, Julia. Buenas noches.

  2. …a veces me pasa lo mismo, y trato de encontrarme, estos días, de hecho, es lo que estoy haciendo, me tenia abandonada, a mi…me atrapa la noche, miro el manto azul negruzco que se refleja en mi cristal junto a la pálida luna, a veces es una atrevida, brilla mucho y ciega con su espectacular luz…y pienso, diría que sueño despierta, con el fresco…las calles se encuentran algo desérticas por la noche, pero ese misterio tiene el encanto de los sueños….en cuanto al dúo…porque no?…deberías de grabarte y así te disfrutamos…yo me achichono mas a escuchar mis melodías de piano, me embargan….Me encanto tu relato reina, un bsss silencioso 🙂

    • junupros dijo:

      Creo que te gusta la noche, la luna y las calles desiertas, por tu gran sensibilidad, lo denotan tus escritos y hasta el mismo comentario.
      Soñar despierta … es algo que hago yo todos los días, para mí un ejercicio necesario eso y permanecer en nirvana ¡pruébalo!.
      Cantar, también me gusta es una fuente de inspiración, una asignatura pendiente, pero ya es demasiado tarde-
      Me he enrollado, perdona y muchas gracias por pasarte por esta tu casa. Biquiños.

  3. Carmen Enid dijo:

    Me he dado el gusto de leer unas buenas palabras, llenas como siempre de los paisajes que a mi en lo particular me fascinan e igualmente mis pensamientos revolotean como esas hojas de otoño, que ya están solo para dejarse llevar. Hermoso escrito, te lo digo con sinceridad. Abrazos

    • junupros dijo:

      ¿Sabes, que ahora siempre que me decido a poner algo me acuerdo de ti? de tus paisajes, de que te coloque en el lugar del suceso con detalles para tú sentirte cómoda en la lectura ¡a que sí? pues no te preocupes, pues ese es también mi gusto, tanto que tengo que resumir los post, porque se harían larguísimos.
      Gracias por tu gran afecto un beso, Carmen.

  4. Josep dijo:

    Oye y si no saliste por que no me llamaste…? Ains estas perdidas de oportunidades como estas no deberían de ocurrir… no mujer, si lo digo por lo de los cafeses y eso…

    Me gustan tus lecturas…

    besos de los de inmersos en el otoño

  5. sumiso pe dijo:

    Buena música para una tarde sin salir de casa.

    Un abrazo desde nuestro otro rincón.

    Lorena y efe

  6. Lehahiah0909 dijo:

    Que bonito lo has contado….pero que bonito!!
    Que placer el estar con uno mismo con esa serenidad que relatas, observando todo aquello que va sucediendo, hechos rutinarios que pasan desapercibidos entre el bullicio de los días cuando vamos o venimos y lo damos todo por hecho…
    Pararse….
    Ver…
    Y sentir….pensar …detenerse en esa hermosa hojarasca…..o en aquel anciano……en los niños….en la vida…..porque es la vida dentro de cada persona, de cada mundo que va rondando por las calles …sin detenerse….
    Y tu tampoco te detengas más que a mirar…y luego nos lo vienes a contar…como hoy…
    Ha sido una maravilla….graciassss
    Besos con muchas alas para ti…

    • junupros dijo:

      Me gusta mucho observar, pero más me gusta la sensación que en ti a causado y los elogios tan fantásticos que me dedicas. Es cierto todo lo que dices, a veces pasamos por la vida, por las calles y de repente nos sorprende una casa que lleva años y no os habíamos fijado en ella, o un árbol, o una estatua. Corremos mucho para no llegar a casi nada.
      Muchas gracias y un millón de besos para todas las plumitas de tus alas.

  7. lagaviotaconamor dijo:

    Hola guapa
    Hermosas palabras las tuyas para envolvernos con ellas u ver tu hermoso jardín y tu aacogedora casa me imagino y oigo esa canción que nombras es preciosa.
    Ya estoy por aquí
    Besos con mi alma

  8. Buenísimo relato, me lo disfruté desde el inicio hasta el final! Saludos y abrazos!!

    • junupros dijo:

      Bueno, me siento totalmente halagada, casi me da un poquito de vergenza, por inesperado y adems viniendo de ti, que por lo que he ledo, eres todo un maestro de las letras, de verdad. Un fuerte abrazo y quedo muy agradecida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s