Mi rincón.

Es el lugar más bonito de mi huerto, esta situado en una esquina que permite ver la casa y cualquier acontecimiento que ocurra en ella, sin apenas ser vista. Nadie se fija en ese rincón. Me siento allí con mi café por las mañanas, y me dejo impregnar de dulces olores desprendidos de los jazmines que tupen la parte derecha del muro, de romero, de tomillo y de la alhucema esparcida en los parterres de alrededor.

Voy provista de mis libros, de mi ordenador y de la carpeta roja de gomillas de donde saco tus papeles amarillentos por el paso del tiempo, aquellos en los que solías escribir cuando nos sentábamos juntos. Con qué mimo los conservo! Me imagino que estás aquí, sentado a mi lado y que los papeles hablan. Yo me sorprendo muchas veces sonriendo mientras pienso que te decía: “Por qué no jugamos a detener el tiempo”, debíamos de haberlo hecho.

¿Te acuerdas? Me leías lo que ibas escribiendo y yo te iba dando el visto bueno. Tenías muy en cuenta mis observaciones e incluso corregías si tu historia no era de mi agrado. Se pasaban las horas sin darnos cuenta. Si paro los pensamientos y escucho el viento, parece que todavía me trae el murmullo de nuestras risas despreocupadas y complacientes, apagadas con los susurros y los silencios de nuestros besos.

Aún huelo tu aroma en estos amarillos papeles, que me conmueve tocarlos, tienen un tacto hecho de caricias, como era tu piel. Qué tiempos tan cercanos… están ahí… y al mismo tiempo tan alejados. Pasó todo al son de un suspiro, nos alejamos casi sin darnos cuenta y ahora me cuesta representar en mi mente tu figura. Te siento a ti, pero no te veo.

Porque nosotros, vivimos un amor que volvió loco al mismo amor y no resistió el desgaste del tiempo. Se fue evaporando de una forma imperceptible. Tú seguiste el camino de triunfo al que estabas abocado y del que no pudiste prescindir; yo preferí seguir otro tipo de sendero y nos fuimos separando, dejando un maravilloso e imborrable recuerdo que todavía en mi pervive.

Cuando algo se sueña y no se materializa, normalmente hace daño, hiere, pero si el sueño se realiza, queda un maravilloso sabor a miel.

Todo aquello fue solo un corto instante en nuestra larga vida, como un amanecer lleno de preciosos matices de colores que desaparecen al entrar el día, pero que aprecio y saboreo de forma especial en este maravilloso rincón de mi jardín, rodeada de tus papeles que suplen en mi sueño… tu presencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Mi rincón.

  1. Karmenis dijo:

    Julia, acabas de dibujar mi paisaje idílico de otoño; de a poco en el ambiente se van sintiendo frescas brisas y me toca en especial. Siempre toca tener una historia inconclusa, a veces vienen en un sueño o o unas palabras y vas al momento. Me quede con unas palabras del P. Coelho, del libro “En el Rio Piedras, me senté y llore” hablaba de algo inconcluso, pero en la historia logran encontrarse. Uno de los personajes le dice a la muchacha’ -“el amor siempre es el mismo, lo que cambian son el rostro de los hombres”. Llevamos en cierta forma un mapa mental acerca del amor, pero si algo no fue, pues allí queda y mejor es aferrarse al presente y quien esta ahora de nuestro lado, ese es el amor. Pero me gusta la historia es idílica, y amores así, vale la pena recordar, aunque traigan esa espinita. Abrazos de siempre!

    • junupros dijo:

      Me quedo con tu reflexión de que “quien está ahora a nuestro lado ese es el amor”, pero en el interior de cada uno puede haber esos amores soñados, casi imposibles, con la ausencia de problemas, idílicos, como tu bien dices, que hacen darle a la vida, con la imaginación un colorido rosado y especial de lo que pudo haber sido y no fue… o quizá incluso que resultó mejor el que no haya sido, pero el camino de la vida con sus piedras, baches y veredas, ahí queda.
      Un fuerte abrazo Carmen y muchas gracias.

      • Karmenis dijo:

        Ese sera nuestra espinita quedarnos con la ilusión de lo que no fue, sera dulce y amarga al mismo. tiempo. Lindo fin de semana 🙂

  2. Gaviota dijo:

    Buenos días Julia feliz domingo:
    Querida amiga me has hecho soñar, con ese jardín y el romero y tomillo, maravilloso lugar para leer y recordar tiempos pasados pero que todavía siguen estando presentes en ti.
    Hay amores que son para toda la vida y tú lo conseguiste, te felicito.
    Precioso texto que me ha hecho soñar y vivir momentos bellos mientras te leo siempre te veo.
    Abrazos querida mía, aquellos que no te di y que tanta ilusión me hizo sentir.
    Muaskk

    • junupros dijo:

      Yo tengo tu imagen el la retina, que me recuerda aquellos emigrantes que se despedían cuando tomaban el barco sin vuelta posible. ¡Por unos minutos…!
      Me alegra que te haya gustado y hayas podido soñar un poco con el relato, de eso se trata de que cuando tienes la amabilidad de leerme, por lo menos que vibres un poco, eso me complace. Un besazo Carmeta.

  3. Lehahiah0909 dijo:

    Después de salir de tu rincón en tu jardín, que con tanta dulzura y esmero nos has detallado ( te aseguro que me ha costado abandonarlo) me quedo con una frase…
    Cuando algo se sueña y no se materializa, normalmente hace daño, hiere, pero si el sueño se realiza, queda un maravilloso sabor a miel…
    Es tan cierto….!! cuanto daño pueden hacer los sueños que nos empeñamos en alcanzar y que rozando nuestros dedos, el destino nos hace una mueca y en un giro se los lleva, así sin más…
    Los recuerdos forman parte de nosotros mismos, pero no como una carga o como algo añadido, sino como algo mucho mas profundo que nos va matizando y modelando a lo largo de nuestra vida…asi que, si esos recuerdos son tan maravillosos, no dudo de tu mirada maravillosa y de una dulce sonrisa
    Muchos besos con alas para tí ,

    • Gaviota dijo:

      Perdona Julia por la intromisión pero tengo que decirlo mi ángel, es mi poeta favorita como se explica señor
      Besos. Para las dos

    • junupros dijo:

      Los recuerdos forjan nuestra vida, y los acontecimientos importantes, eso que causan dolor, el tiempo los suaviza y hace que se miren sin acritud, porque ya están asimilados. Creo que todo pasa por algo y es mejor pensar como escribía Tagore que cuando se cierra una puerta, se abre una ventana y la luz que recibas dependa ya de ti. Se pueden buscar posibilidades.
      Alitas, siempre tan profunda y especial en tus comentarios. Un fuerte abrazo lleno de plumas blancas.

    • junupros dijo:

      Conteste fuera de lugar, perdona. Un beso.

  4. Mar Azul dijo:

    Cuanta dulzura y sentimiento..!! Julia, ese rincón es mágico, lleno de sueños y amor… Un cariñoso abrazo

  5. alpuymuz dijo:

    A la fortuna de ese rincón -sencillo y rico, acomodado- precede la virtud de un alma con sustancia suficiente… Y, desde el sueño cuando vuela para florecer en letras, contemplo exquisiteces vivas en el ser femenino (entiendo, creo) y afectas para no pocos…
    Se materializa la atmósfera narrativa y aletea el sueño: “Por qué no jugamos a deterner el tiempo”. Sigue, progresa el acento: Un “¿Te acuerdas?”, abre un delirio evocado, unos aromas ebriagadores… Ell relato traza un quiebro: “Pasó todo al son de un suspiro” y ya el fluir del relato mece la barca con efectos conenidos como pretende, con frases lucidas en monoloquio manso, acariciante (“vivimos un amor que volvió loco al amor mismo”)… Bueno, no debo ampliar más: asistimos a materialización formal, logro; a desmaterialización etérea, lo malogrado…
    ¿Es vida? No sé; a cambio ssí acaso algo algo: si la magia al leer nos roza por caso, la literatura está sentida, acaso consentida, seguramente servida.
    Querida Julia: creo dejar claro que me ha gustado tu trabajo.

    • junupros dijo:

      Siempre me das esos ánimos con tus bellas palabras para que me resulte placentero seguir inventándome situaciones, que incluso observo que son muy creíbles, aunque todo es producto de la imaginación o de esas “exquisiteces vivas en el ser femenino” a las que tu haces mención.
      Un banco, una flor, una nube, no se, cualquier cosas puede motivar para enjaretar una pequeña historia y si además gusta e incluso da para comentarios tan elaborados…me siento feliz. Gracias, de verdad.
      Un beso de los de… al por mayor.

      • alpuymuz dijo:

        El aliento en cada cual es lo fundamental; luego, quien pueda, que no deje de animar, de estimular: no deja de facilitar un llano alimento espiritual, de esos que confortan. Al fin somos humanos, aunque a la contención debemos intentar. Escribir es algo bueno, nunca malo, para quien así se ejercita; puede llegar a ser, además, asunto muy interesante en variados grados y estancias. Ahí el aliento, las ganas interiores aunque sean sencillas, la inventiva, el recreo… lo propio de quien tienta escribir historias con punto de fundamento. La aceptación placentera, el aplauso, la amistad, es cuanto podemos a legítimo gusto hacer llegar a todo escritor.

        Querida Julia, me encanta que te sientas feliz. Es, de veras, la mejor forma de dar, en el mejor modo posible, las gracias. Así las recibo y así te las remito.

        Un gran abrazo. Bicos… Al

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s