Caigo

-Mira que no te lo he dicho veces…

Me parecía escuchar a mi madre, pese a que hace muchos años que ya no está, cuando volvía lamentándome por haber caído en la misma estupidez de reiteradas ocasiones y es que… yo no aprendo.

Todo me pasa por ser bastante confiada o mejor dicho por ir de sobrada por la vida diciéndome: ” eso me va a pasar a mí? qué va!” Qué no? pues “zas”.

Un día recibí un e-mail de un desconocido, no los suelo abrir, bueno eso decimos todos, pero muchas veces por curiosidad, picamos y lo abrimos y lo leemos, y nos ilusionamos si es bonito lo que te dice, que era el caso. Bueno pues empezamos como decíamos antes de esta tecnología, a cartearnos.

A todas las horas del día y parte de la noche recibía su correo y otras veces lo mandaba yo, porque la ilusión y el encantamiento se había apoderado de mí hasta el extremo de provocarme insomnio. Solo pensaba en esa persona, que por otra parte ni sabía quién ni como era.

Yo tenía mi vida arreglada y la seguridad de que no la iba a desarreglar, pero era tan bonito escuchar esos cantos de sirena! me hacía tantas ilusiones, tantos sueños! Me veía con alguien al que no le ponía rostro, pero lo demás se lo ponía todo…

Por supuesto que no dije nada a nadie, lo llevaba en silencio, en secreto, solo para mí, por lo que lo sentía mucho más intenso, era una complicidad mía…con nadie, yo no tenía ni idea si el contrario existía o no, ni siquiera había escuchado nunca su voz. Necesitaba muchos silencios, muchas soledades para poder vivir mi ilusión al máximo,con toda intensidad.

Nuestros correos cada vez eran más subidos de tono y llegué a desear fervientemente estar a su lado. Inventé un viaje para acompañar a una amiga a un hospital de Pamplona, así tendría días suficientes de incógnito sin levantar sospechas y previo un correo concertamos el encuentro.

Partí con mi mentira y ahora con mi bochorno, pues jamás se efectúo el acto tan deseado, ya que la persona o persono o lo que fuese no apareció. No volví a saber nada a través de ningún medio. Hasta llegué a pensar en la vecina de la esquina,  en cualquier conocido que me había gastado una broma, o tal vez, pudiera ser una historia como la de la canción del ramito de violetas? Nunca lo sabré.

Aprendí? creo que no, quién se resiste a una llamada en dónde median los sentimientos? Yo desde luego no.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Caigo

  1. Leha dijo:

    Menos mal que quedamos personas que somos capaces de ilusionarnos, menos mal que quedamos personas que no dejamos que el corazón aprenda y se atornille, menos mal Julia que nos queda la esperanza y la ilusión, la pasión, el deseo y las ganas, por que a la vida hay que inyectarla dosis de sueños y de proyectos de amor del bueno del que es capaz de dar un vuelco a nuestra historia y a nuestra vida……Al hilo de tu relato te digo….y si fue cobarde?? y si le paralizó el miedo…?? o tal vez….tal vez pudiera ser la nueva versión del tema de Cecilia….Te mando un abrazo fuerte y largo….me encanta este rincón pero al entrar te confieso que tuve que quitar telarañas…porfiiiiii no abandones este tesoro vale?? tq

    • junupros dijo:

      Mientras tengamos ilusión deseos y ganas creo que quiere decir que estamos vivas.
      No sabes, bueno si lo sabes, lo que me gustan tus comentarios de siempre desde que yo pensaba que eras…como no eras jajaja. Yo también te quiero y sabes? te voy a hacer caso y escribiré un poco más. Un gras abrazo o mejor: unha apertiña.

  2. Yo no fui, te lo aseguro. Sería incapaz de perderme una oportunidad así… que noooo, que no estoy diciendo que… ains. A lo que iba, me encanta el relato y evidentemente quiero pensar que es ficción porque si nooooo es para ir pallá y darle así con la mano abierta. No mujer no soy violento pero si te pones, te pones, y si no, no te metas. Oye, apoyo la moción de Leha y debieras deleitarnos con historias más a menudo. ¿Cómo? ¿Qué no sabes qué? Pues te las inventas que a nosotros nos gusta leerte del derecho y del revés. Petonets.

    • junupros dijo:

      Que no fuiste tú, te lo aseguro yo también, si hubieras sido ya no estabas ahí…dónde? Uf si yo te contara…igual por los mares de China, pero ahora en serio: me encanta que lo hayas visto y te haya gustado.
      Ya sabes que yo solo escribo ficción con un toque cercano que parece…pero no.
      Tú sabes mucho de éso a qué sí? Buenooooo, para dar clases. Un biquiño Josep y muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s